“Le hemos pedido apoyo a la alcaldía pero notamos el temor que le tienen las autoridades a este exdiputado”, nos cuenta la señora Irma, una comerciante de la icónica colonia Bondojito, en la alcaldía Gustavo A. Madero. Junto a su vecinos, revela que lleva meses viviendo una pesadilla legal y violenta: asegura que un exlegislador del PRD, Édgar Torres Baltazar, quiere apañarse —y a la mala— su edificio y su patrimonio. 

Los vecinos acusan que, gracias a sus grupos de choque y con el apoyo de funcionarios al interior del Instituto de Vivienda de la CDMX, este exdiputado ha ignorado todos los dictámenes legales.

Actualmente, en el predio ubicado en la calle de Oriente 107 está una construcción incompleta que —si todo sale bien— será el hogar de más de 50 familias que ya invirtieron sus ahorros… pero su obra se ha ido frenando por las presuntas amenazas de Édgar Torres Baltazar y el Movimiento de Alternativa Social (MAS), la organización que encabeza el exdiputado. Cada que echábamos a andar la obra, llegaba con un grupo de personas y se ponían muy violentos”, recuerda la señora Irma. “Ha parado la obra, impedido que entren trabajadores y golpeado gente”. 

La historia detrás del pleito es una tradicional historia de las mafias inmobiliarias que funcionan en la CDMX.

En 2007, el exdiputado —junto al Movimiento de Alternativa Social (MAS)— realizó un contrato de compraventa por el terreno a la empresa Jomar & Roju (J&R)… pero incumplieron en los pagos y nunca se formalizó el convenio.

vecinos-bondojito-edificio-exdiputado-prd-quitarle-amparos

Frente a la cancelación del contrato empezaron los pleitos legales: el exdiputado demandó en 2012 pero le dieron la razón a la empresa. Dos años más tarde (2014), apeló frente al Tribunal Superior de Justicia en la CDMX pero también perdió el juicio. Después se amparó frente al Séptimo Tribunal Colegiado en 2015 pero este fue negado y se declaró que Édgar Torres Baltazar había perdido el terreno en la colonia Bondojito por completo.

¿Y luego? En 2017 (una década después del contrato inicial y con tres fallos en contra) el exdiputado pagó 8.5 millones de pesos de billetes de depósito a través Instituto de Vivienda para comprar el predio.

La cosa es que la empresa J&R ya le había vendido el predio en la colonia Bondojito al Fideicomiso 407 del Banco Ve por Más… donde las 180 familias habían depositado sus ahorros para la construcción de viviendas. La venta está oficializada en el Registro Público de la Propiedad de la CDMX y está validado por el Instituto de Vivienda pero eso no impidió que el exdiputado apareciera en los primeros días de construcción para frenar la obra. “Este predio es del MAS”, escribieron en las bardas. 

bondojito-vecinos-exdiputado-prd-cdmx

UIbicación del predio en cuestión // Foto: Google Maps

A partir de ese momento, los vecinos han tenido que montar guardias pero aseguran que las amenazas continúan.

La obra se ha parado “en repetidas ocasiones” —señala la señora Irma— y las amenazas violentas han alcanzado a hombres y mujeres por igual. Actualmente, el grupo se acercó a las autoridades para pedir ayuda frente a esta situación con el exdiputado Édgar Torres Baltazar pero no han encontrado respuestas. “Creemos que le tienen miedo”.

*Puedes revisar todos los documentos y amparos en el sitio que hicieron de los vecinos: viviendadignabondojito.com