En caso Venezuela “no puede haber espectadores”: Pence pide a México reconocer a Guaidó

Ayer hubo más movimiento del esperado en la crisis venezolana. Pero aunque toda la atención se la llevó Jorge Ramos por hacer enojar a Maduro, horas antes Mike Pence había dado razones suficientes para alterar los nervios del líder venezolano: acudió al encuentro del Grupo de Lima y, desde ahí, metió presión para que la problemática se resuelva sí o sí.

Y bueno, uno de los países que resultó salpicado de la presión de Pence fue México, que fue calificado de espectador… y como “los mirones son de palo”, fue instado por el vicepresidente de Estados Unidos a decidir e irse del lado correcto de la historia… el cual, obviamente (según él), es el suyo: reconocer a Juan Guaidó como presidente legítimo de la república bolivariana.

México, Uruguay y quienes faltan, les instamos a que se unan y reconozcan a Guaidó como presidente de Venezuela”, dijo Pence durante su intervención en la reunión del Grupo de Lima, celebrada en Colombia. No se puede ser “solamente espectadores de la crisis en el país sudamericano”, sentenció el vicepresidente gringo.

Con esa nula emoción que se le ve en el rostro, Pence llamó a quienes “aman la libertad” a unirse a Guaidó y su gobierno en su lucha para recuperar la libertad del pueblo venezolano… y, repitiendo lo que horas antes había escrito en su Twitter, aseguró que “ha llegado la hora” para apoyar a Venezuela en su batalla liberatoria.

En respuesta el gobierno de México lanzó un nuevo llamado para poner en acción el nada dinámico Mecanismo Montevideo, con el cual busca que las partes involucradas en la crisis venezolana encuentren –por la vía del diálogo– una “solución pacífica a la situación por la que atraviesa ese país sudamericano”.

Y pues hasta ahí quedó la respuesta mexicana… evidentemente no reconoció a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, pero sí hubo una lamentación por lo gacha que se está poniendo la situación en la república bolivariana. Lo mínimo, después de ver cómo terminó el intentó de Guaidó para ingresar la ayuda humanitaria a su país como si estuviera  en el Metro de la CDMX en plena hora pico: a puro empujón.

La plausible, pero nada inteligente forma de ingresar la asistencia humanitaria (lo cual puede ser signo de desesperación del lado venezolano) dejó un salgo de decenas de heridos. Ante estos hechos, la relatora para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidos (ONU) le hizo caso al misógino llamamiento de Miguel Bosé (claro que no) y condenó el uso excesivo de la fuerza empleado “tanto por las fuerzas de seguridad venezolanas como por grupos pro-gubernamentales armados que tuvieron como resultado al menos cuatro muertos y más de 300 personas heridas”.

Y así la situación luego de más de un mes de la presidencia “legitima” de Juan Guaidó… aunque el que sigue tomando las decisiones que afectan al pueblo venezolano desde el Miraflores es Nicolás Maduro.