Misael López, exconsejero de la embajada de Venezuela en Irak, denunció una trama de su gobierno para vender pasaportes y visas venezolanas a cambio de miles de dólares. De acuerdo con el diplomático, la administración de Nicolás Maduro no quiere que esa información se vuelva pública: “No tengo dinero, no tengo acceso a mis cosas, estoy lejos de mi familia y no puedo ir a Venezuela, pero hice lo correcto”, dice López, quien actualmente reside en España.

López fue funcionario de la embajada venezolana desde julio de 2013 y hasta julio de 2015, cuando fue despedido. Durante su gestión alertó al gobierno venezolano sobre la presunta venta de documentos oficiales desde su embajada en Bagdad. Actualmente está bajo investigación policial por revelar “asuntos reservados, confidenciales o secretos”.

Según una investigación realizada por la cadena CNN, a un mes de haber llegado al puesto, a López se le ofreció hacer negocio con las visas y pasaportes, oferta que rechazó en diversas ocasiones. Una empleada iraquí contratada como intérprete le ofreció una comisión por participar en una venta de visas a trece sirios que supuestamente querían ir al Mundial de Brasil 2014; “sospechaba que eran terroristas, por eso me negué totalmente”, dijo López a CNN.

En Irak, dice el también abogado, la gente puede pagar mucho por una visa o pasaporte. El pasaporte venezolano, de acuerdo con un estudio de la asesoría Henley y asociados, abre a su portador las puertas de 130 países sin necesidad de tener visa, entre ellos la mayoría de las naciones latinoamericanas y 26 de la Unión Europea.

lista-21-nombres-venezuela-cnn-pasaportes

¿Venezuela tiene vínculos con organizaciones terroristas?

El consejero encontró una lista con 21 nombres árabes y sus respectivos números de pasaporte y cédula venezolanos. Según la investigación de CNN, los pasaportes son válidos y corresponden a los nombres árabes, aunque a la hora de revisar una base de datos pública, las cédulas estaban registradas con nombres hispanos. “No estamos hablando de pasaportes falsos: son documentos auténticos. Los falsos son las personas que usan esos pasaportes”.

López Soto afirma que las embajadas venezolanas en Medio Oriente son utilizadas para documentar personas que en muchos casos no tienen nada que ver con Venezuela y que, en algunos otros, están ligados a organizaciones terroristas. Según el testimonio, el consejero denunció la irregularidades a las instancias correspondientes sin tener respuesta alguna, por lo que contactó al FBI. De acuerdo con el reportaje, las autoridades estadounidenses investigan la conexión entre Venezuela y grupos terroristas desde 2006.

Roger Noriega, quien fungió como embajador de Estados Unidos en la Organización de Estados Americanos y es un firme crítico de la gestión de Hugo Chávez, denunció la presunta cercanía entre el gobierno venezolano y grupos islamistas radicales. En 2012 testificó ante el Congreso estadounidense en donde afirmó que “Venezuela ha venido dando miles de documentos de identidad, pasaportes y visas falsos a personas originarias del Medio Oriente”.

El Departamento de Estado compartió a finales de 2016 a CNN un informe sobre terrorismo en el que afirmaban que hay elementos para creer que el país latinoamericano apoyaba “actividades beneficiosas para grupos terroristas conocidos”.

hugo-chavez-venezuela-expresidente

¿Quiénes están detrás del negocio?

Según un informe de inteligencia regional al que tuvo acceso la cadena CNN, 173 personas originarias del Medio Oriente obtuvieron pasaportes y otras identificaciones venezolanas de 2008 a 2012, entre los que se encuentran miembros del grupo terrorista Hezbollah. Algunas autoridades venezolanas han sido salpicadas en el escándalo de los pasaportes; entre ellos, el actual vicepresidente Tareck El Aissami, a quien se le acusa de “cedular, otorgar visas y nacionalizar a ciudadanos naturales de distintos países con particular interés en sirios, libaneses, jordanos, iraníes e iraquíes”.

Otro funcionario involucrado en la trama de los pasaportes falsos y visas venezolanas es Ghazi Nasr Al-Din, un ex diplomático venezolano que fungió como consejero de la embajada de Venezuela en Siria y que también ejerció funciones en Líbano. De acuerdo con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Nasr Al-Din utilizó su cargo para darle apoyo financiero, recaudar fondos y facilitar el viaje de miembros de Hezbollah.

FOTOS: GETTY IMAGES, CNN