Pese a que la Cuarta Transformación ha preferido no acompañar el feo que desde Estados Unidos y países de América Latina se hace a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua y AMLO recita la Doctrina Estrada cada que le preguntan por Nicolás Maduro (hecho que sus detractores toman para insinuar que el presidente coquetea con el comunismo), eso no quiere decir que México no quiere ayudar a que la cosa se mejore.

Al menos eso dio a entender el subsecretario para la región de América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes Zúñiga, quien en su comparecencia ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado dijo que México “está en plena disposición de fungir como puente de diálogo y mediador de los conflictos internos de ese país, si así es requerido”, esto en el caso de Venezuela. En lo que respecta a Nicaragua… pos también: nuestro país le entra a “todo mecanismo de facilitación y mediación del diálogo que permita el acercamiento de las partes en conflicto, con pleno respeto a sus asuntos internos y a su autodeterminación”, señaló Reyes Zúñiga.

Tribunal de Justicia de Venezuela pide a la PGR detener a Maduro cuando venga a México

Recientemente se criticó que el gobierno de AMLO no quiso adherirse al llamado Grupo de Lima en la petición que se hizo a Nicolás Maduro a no asumir la presidencia de Venezuela. De igual forma, México se abstuvo de votar en la aprobación del resolutivo con el que la Organización de Estados Americanos (OEA) declara ilegítimo al gobierno de Venezuela.

Twitter: @Psuv

Cuestionado la decisión de no entrarle al tema Venezuela (al menos no como lo hace Trump, Bolsonaro [presidente de Brasil] o Iván Duque [el de Colombia], el mandatario mexicano ha señalado que es por respeto a la política de no intervención en asuntos internos de otros países. “Nosotros no nos inmiscuimos en asuntos internos de otros países porque no queremos que otros gobiernos, otros países, se entrometan en los asuntos que solo corresponden a los mexicanos”.

Haciendo referencia a la votación de la OEA, realizada el jueves pasado, diputadas del PAN y PRI cuestionaron a Zúñiga respecto al papel de México como practicante de los derechos humanos… ¿cómo, si no rechaza tajantemente lo que sucede en Nicaragua y Venezuela. En respuesta Reyes Zúñiga señaló que la Doctrina Estrada “de ninguna manera está peleada con la vigilancia de México en la procuración de los derechos humanos”… lo que no quiere la administración de AMLO es caer en el extremo antagonista: “pretendemos ubicarnos en un centro que sea capaz de generar puentes de diálogo”.