Recientemente nos enteramos de que al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se le metió la idea el berrinche de comprar Groenlandia debido a la posición geoestratégica ideal.

Y aunque en un principio parecía un mero rumor, resulta que el mandatario sí hablaba enserio.

Ante esta sugerencia, la Primera Ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, dejó en claro que Groenlandia no esta en venta.

Pero como ya lo hemos visto anteriormente al presidente Trump no le cae nada bien cuando alguien lo contradice, por lo que este martes por medio de su cuenta de Twitter anunció que pospondrá la reunión programada con la primer ministro debido a que no tiene interés en discutir la compra. 

Ya de paso y como para disimular poquito el coraje, Trump señaló que gracias a este rechazo el Primer Ministro ahorró “gran cantidad de gastos y esfuerzo tanto para Estados Unidos como para Dinamarca“.

Finalmente le agradeció y esperó “re programar el encuentro en algún momento en el futuro”.