Aplicó la frase “rectificar es de sabios”: Evaristo Hernández, alcalde del municipio del Centro, en Tabasco, lo pensó y de último momento decidió no vender el Palacio Municipal y tampoco privatizar el agua, tras escuchar los consejos de AMLO, según lo explicó el mismo funcionario.

“No se va a vender el terreno, ni tampoco se va a privatizar el agua”, declaró ante medios de comunicación. Según sus argumentos, Hernández escuchó el discurso del presidente acerca de que no se podían vender edificios públicos o —peor aún— privatizar el agua. Entonces, como milagro de la cuarta transformación, el alcalde decidió hablar con el cabildo, consultó con los especialistas y trabajadores y ¡pum! dio marcha atrás en su pretensión de vender el Palacio Municipal.

La explicación

“El presidente siempre estuvo en contra de estas cosas y definitivamente en Tabasco se debe poner el ejemplo de cómo se debe gobernar. Nosotros no vamos a hacer algo donde el presidente de la República no esté de acuerdo”, dijo Hernández. Peeeeero, ¿qué hay de las oficinas que no están en el Palacio Municipal y por estas existe un gasto de un millón 600 mil pesos de renta al mes, según Proceso? y ¿qué hay de los contratos con dos medios de comunicación locales —radio XEVT y Canal 9— que su gobierno mantiene?

Por lo pronto, el asunto a tratar es la remodelación del palacio municipal ahora que ya no se venderá. Sin embargo, esta historia local aún no termina pues los ciudadanos de Villahermosa siguen descontentos con la gestión de Evaristo y planean una mega marcha para el domingo 2 de junio, en la cual se exigirá su destitución por traicionar los principios políticos de Morena.

** Foto de portada: @EvaristoHdzCruz