Si bien una de las principales proclamas en contra de la actual administración es “nos faltan 43”, quizás también deberíamos exigir saber quiénes son estos que nos “sobran”.

¿Y dicen que se llevaron todo? Como piratas, Javier Duarte y Fidel Herrera dejaron enterrado el legado de sus administraciones… desgraciadamente, éste nada tiene que ver con cofres llenos de oro: en los últimos seis meses se han podido sacar cerca de 220 cuerpos, los cuales se encontraban en fosas clandestinas esparcidas por todo el estado de Veracruz.

Lo anterior fue tristemente informado por el propio gobierno estatal y por organizaciones activistas. Y eso, apenas están echando las primeras cuentas, ya que de las 116 fosas encontradas, aún falta exhumar 16. Así que, de acuerdo como va el desarrollo de las búsquedas, se espera que sean por lo menos unos 250 cuerpos en total.

“Hasta este momento, desde que comenzamos con los trabajos el 3 de agosto, han sido localizados 220 cuerpos en aproximadamente 100 fosas”, comentó Lucia Díaz, integrante de la organización “Solecito”, la cual colabora con el gobierno veracruzano en la localización de cuerpos.

Cabe señalar que parece que con la salida de Duarte no se ha resuelto el problema. La propia Díaz apunta que las características de descomposición de los cuerpos exhumados indican que unos podrían haber sido enterrados desde hace tiempo… pero otros son más recientes.

La organización “Solecito” nació a raíz de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, Guerrero. Luego de que en 2014 fueran secuestrados los 43 estudiantes, surgió el movimiento denominado “Los otros desaparecidos”. Esto en exigencia a la identificación de las otras miles de personas que han sido encontradas en fosas clandestinas alrededor de la República.

Al respecto, la integrante del colectivo lamentó que no hay avances en las investigaciones, por el contrario, denunció que las autoridades ocultan las cifras reales de personas desaparecidas. “Es necesario que se haga ya un trabajo consensado y un trabajo real. No la simulación  que está acostumbrada porque el tema es una emergencia humanitaria de dimensiones inimaginables”.