La aspiración de Víctor Hugo Romo de repetir administración en la delegación Miguel Hidalgo podría terminar antes de concretarse, ya que la Procuraduría General de Justicia de la CDMX confirmó que la Fiscalía para la Investigación de Delitos Cometidos por Servidores públicos lo tiene en la mira por presunto uso ilegal de atribuciones, así como posible desvío de recursos.

En conferencia de prensa, el titular de la PGJ-CDMX, Edmundo Garrido, señaló que la ahora encargada de la demarcación, Xóchitl Gálvez, interpuso una denuncia contra el exdelegado por los delitos mencionados, los cuales habrían sido cometidos durante el periodo 2012-2015. En el asunto también están implicados tres exfuncionarios. Dos de ellos ya comparecieron ante las autoridades y se espera que el propio experredista sea citado en los próximos días.

Romo, ahora miembro de Morena, es precandidato a la alcaldía de Miguel Hidalgo (sí, recordemos que ya no habrá delegaciones en la Ciudad de México, sino alcaldías), luego de haber renunciado a 22 años de militancia con el Sol Azteca, partido con el que llegó a ser diputado y delegado. De acuerdo con El Universal, hasta el momento el expediente de la Fiscalía en el que aparece Romo lo señala como testigo. Sin embargo, es cuestión de semanas para que el asunto cambie y se le apunte como indiciado. De ocurrir esto -y que el expediente sea consignado a un juzgado federal y/o local- se acabaría el sueño de Romo y Morena tendría que buscar un nuevo precandidato.

Los morenistas no podrán decir que no tenían contemplado que su precandidato tiene cola que le pisen: desde que llegó a la administración delegacional, Gálvez señaló que encontró una demarcación llena de predios construidos de manera ilegal, solapados (y no gratis) por exfuncionarios. Uno de ellos Romo, quien se habría embolsado, mínimo, 150 millones de pesos, acusó la panista. Cuando fueron hechas las primeras acusaciones -hace aproximadamente dos años- los perredistas saltaron a defender a su correligionario. Sin embargo, ahora que ya abandonó el partido, habrá que ver si Morena se avienta el tiro o aplica un “Eva Cadena” y se desatiende del asunto.

Por su parte, Romo acusó que la investigación de la PGJ es usada con fines meramente políticos. “Quieren manchar la elección”, señaló al advertir que lo que se busca es evitar su participación en la elección del nuevo delegado de la Miguel Hidalgo… ya saben, porque -dice- lo favorecen las encuestas.