Como mencionamos el día de ayer en nuestro pequeño resumen del inicio de Cannes 2012, Sacha Baron Cohen tomó por sopresa las calles de la ciudad francesa para promocionar su nuevo filme The Dictator.

El comediante no dejó escapar la oportunidad de causar controversia dentro del festival, pues a su llegada se montó a un camello y paseó a lo largo y ancho  de la ciudad. Aquí pueden ver un fragmento de su recorrido:

Más tarde Cohen, en su disfraz del general Alberdee, disfrutó de un concierto al aire libre de The Gossip en el cuál bailó con Beth Ditto e hizo pantente su poder como dictador:

Finalmente, el dictador se presentó a las afueras del Hotle Carlton para inciar su saga a través de la ciudad. Rodeado de periodistas y acompañado de su camello, el comediante dejó el hotel de la siguiente manera: