Este fin de semana el CSKA Sofia y el Levski disputaron uno de los encuentro de mayor rivalidad en la Liga de Bulgaria

, sin saber que el clima haría de las suyas cuando los locales se vieron abajo en el marcador.

Durante gran parte del partido cayó mucha nieve, las gradas y orilla de la cancha estaban llenas y esto fue aprovechado por los fanáticos que decidieron lanzar bolas de nieve al campo, hasta que una de ellas le cayó a Stoycho Mladenov, técnico del CSKA.

El entrenador alegó tras el juego que había quedado inconsciente e hizo un llamamiento para que el Levski fuera expulsado de la Liga búlgara.

Se armó la bronca, pero eso sí, muy divertida. Nomás les faltó hacer unos angelitos…