Desde que debutó en la Primera División con el Barcelona, Josep Guardiola ha mostrado que es uno de los entrenadores que más enjundia, pasión y demás emociones sienten a la hora de estar en el banquillo.

Ahora con el Bayern Munich no es la excepción. El entrenador de Sant Pedor le ha transmitido a sus jugadores que dentro de la cancha deben morirse por la camiseta que visten. Con el equipo alemán tiene la revancha en Europa y en la Bundesliga buscará revalidar su título.

Y hablando de la intensidad de Guardiola, durante uno de los últimos entrenamientos se le vio muy demostrativo con sus jugadores, especialmente con Thomas Müller, quien se llevó muchas indicaciones, regaños y todo lo necesario para que no afloje el ritmo ni en las prácticas.

Chequen toda la energía de Pep con su pupilo: