Al grandísimo Albert Einstein se le atribuye la frase “Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo”, y quien sabe qué lo haya llevado a sacar tan brillante conclusión, pero si Einstein hubiera vivido en nuestros tiempos seguramente lo hubiera dicho por unos vendedores de gas LP de la CDMX, que en un presunto intento por robar combustible, alteran los sellos de seguridad en los tanques de gas utilizando nada más y nada menos que fuego. WTF?

En Twitter se ha difundido un video que muestra la forma de presunto robo que utiliza un trabajador de la compañía “Regio Gas” que maneja la unidad número 694. Según esto, los trabajadores de dicha empresa extraen gas de los tanques de gas -les quitan producto-, y luego los vuelven a resellar con fuego para venderlos como acostumbran. Si eso en sí ya es grave, lo peor es que la manera en la que realizan el resello de los tanques es con ayuda de un encendedor, el cual es encendido en medio de decenas de cilindros con hidrocarburo.

Pero mejor vean el siguiente video para que chequen el nivel de estupidez inconsciencia de este sujeto:

Vecinos de la colonia 5 de Mayo en la alcaldía de Miguel Hidalgo -donde los trabajadores de gas realizan esta peligrosa actividad-, han denunciado esta práctica ya que aseguran -con justa razón-, que una pequeña fuga de gas en alguno de los tanques que transporta “Regio Gas” en esa unidad, pueden desatar una catástrofe, que pondría vidas de personas que ni la deben ni la temen. Hasta el momento la compañía no ha pronunciado nada respecto a este caso, aunque esperamos que lo haga, por el bien de la humanidad y del mismo trabajador.