Hace una semana, decenas de mujeres salieron a las calles de CDMX para protestar en contra de la violencia de género y los feminicidios —en medio de los constantes reportes de agresiones en contra de niñas, jóvenes y mujeres adultas en nuestro país. En este contexto, académicas y especialistas consideraron que se requiere el trabajo coordinado entre las autoridades —federales, estatales y municipales— y la sociedad civil para disminuir la violencia extrema contra las mujeres mexicanas.

La clave para la prevención y erradicación de la violencia de género —y los feminicidios, la forma de violencia extrema en contra de las mujeres— está en la incidencia de las autoridades y la sociedad para discutir cuáles son las estrategias para frenar está situación y el papel de las dependencias gubernamentales, instituciones académicas y organizaciones civiles ejercen.

Violaciones a los derechos humanos

En abril pasado, Amnistía Internacional (AI) dio a conocer que —en promedio— 10 mujeres fueron asesinadas al día entre enero y febrero de 2019. De acuerdo con la ONU (Organización de las Naciones Unidas), en nuestro país al menos seis de cada 10 mujeres han enfrentado un incidente de violencia. Ante estas cifras, se llevó a cabo el foro Reflexiones Actuales sobre Feminicidio —realizado el 22 y 23 de agosto, donde se abordaron temas como la alerta de género o la narrativa de violencia.

'Spotlight', la iniciativa de la ONU, UE y México contra los feminicidios

Foto: Cuartoscuro.

“Este tipo de violencia ha sido una constante en nuestro país, que ha tenido un aumento absolutamente alarmante. De acuerdo con la CEDAW (Convención Sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer), la violencia en contra de las mujeres es una forma de discriminación”, apuntó Marisol Aguilar, representante de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC).

Foto: Cuartoscuro.

Y —ojo aquí—, Marisol Aguilar consideró que la violencia de género se traduce también en discriminación —este factor impide los derechos de igualdad entre hombres y mujeres. Además, su frecuencia y aumento resulta “alarmante”.

Van cifras: a nivel mundial, en 2018, alrededor de 87 mil mujeres fueron asesinadas y 58% murió a manos de su pareja —es decir, seis mujeres murieron a manos de personas que conocían.

Los pendientes del Estado

De acuerdo con datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, México estuvo en el segundo lugar de la lista de feminicidios en América Latina. Tan sólo después de Brasil, nuestro país contabilizó 760 casos en 2017.

Y en lo que va de 2019, se estiman poco más de mil 200 víctimas de feminicidio en México.

Esta situación es un pendiente que el Estado ha arrastrado y es el momento para saber qué papel asume el gobierno y su chamba en el fortalecimiento de las instituciones, según Aguilar. Por lo pronto, la Segob (Secretaría de Gobernación) —mediante Inmujeres (Instituto de las Mujeres)— presentó el Plan Emergente para combatir la violencia de género.

¡Ni una menos! Las cifras de feminicidios en México en 2018

Foto: Reuters

En los planes de Segob, está la aplicación del programa Spotlight que —en conjunto con la Unión Europea— operará en Chihuahua, Estado de México y Guerrero.

Sólo para NO olvidarlo, vale mencionar que el feminicidio es el asesinato de una mujer, por el simple hecho de ser mujer. Conforme a la norma nacional, existen siete causales que prueban las motivaciones de género dentro de un homicidio. Con el registro de una sola de estas causales, un asesinato debe considerarse como feminicidio:

  • Que existan antecedentes de violencia del sujeto activo hacia la víctima.
  • Que existan amenazas del sujeto activo en contra de la víctima.
  • Que haya sido incomunicada previo a su muerte, cualquiera sea el tiempo.
  • Que el cuerpo haya sido expuesto en la vía pública.
  • Que presente signos de violencia sexual.
  • Que tenga lesiones o mutilaciones degradantes.
  • Que haya existido entre la víctima y el sujeto una relación sentimental, afectiva o de confianza.

**Con información de El Economista y el foro Reflexiones Actuales sobre Feminicidio.