Vladimir Putin ganador del premio de la paz

Tras declararse no autorizado el pasado mes de septiembre, el premio Confucio de la Paz hoy es efectivo y nombra a Vladimir Putin como ganador del premio de la paz por su posición pacífica ante la idea de bombardeo contra Libia.

Parece que el mundo no tiene memoria, en la historia de algunas naciones siempre encontramos villanos y héroes; los políticos y el gobierno se encuentran infestados de ellos. Vladimir Putin pertenece a ese núcleo y hoy es ganador de un premio, resultado de la poca memoria.

Cabe recordar su presencia en la guerra de Chechenia que inició en 1999 y en la que fue pieza fundamental en la crisis posterior, así como el silencio que impuso en la prensa de su país.

Omitiendo esto, los 16 jueces (que tiene como objetivo dos cosas: 1) condecorar a personalidades representativas de la paz y 2) eclipsar al ganador del premio Nobel, el chino Liu Xiaobo) ponen en un pedestal al ministro ruso y lo congratulan, paradójicamente, con un premio de paz.

Ahí lo tienen, ya ven que el mundo no tiene memoria…