Cuando no es una, es otra. Aunque en los últimos meses ha sido el Popocatépetl quien nos tuvo a muchos con “el Jesús en la boca”, como dirían las abuelitas, es el volcán de Colima el que en este momento ha captado la atención de varios, esto gracias a que aumentó su actividad interna y ahora existe una gran posibilidad de que explote (de una manera moderada) o que expulse lava, esto de acuerdo a las autoridades estatales. ¡No ahora, por favor!

A través de un boletín publicado por la Secretaría de Seguridad Ciudadana, se informó que los escenarios de corto plazo en el volcán son “una explosión moderada, acompañada de un crecimiento de domo” o bien, el crecimiento de un domo en el cráter y después la salida de lava. Las autoridades también explicaron que mientras se vigilaba y monitoreaba al volcán de Colima, se detectó un incremento importante en la sismicidad asociada con la actividad de este volcán.

Las coordinaciones de protección civil federales tanto de Colima como de Jalisco aumentaron a ocho kilómetros la zona de seguridad alrededor del cráter y pusieron el semáforo volcánico en amarillo.

Protección Civil recomendó a la población mantener la calma en todo momento y respetar el radio de seguridad alrededor del volcán, algo obvio pero necesario luego del video que se difundió  hace unos meses en donde unos jóvenes subieron al cráter del Popocatépetl a pesar de que estaba presentando actividad volcánica importante. Además, pidió a los pobladores estar preparado ante un posible proceso de desalojo.

Es importante recalcar que el Volcán de Colima es uno de los dos volcanes que actualmente están activos en el país, junto con “Don Goyo”, que también ha estado algo inquieto en los últimos meses.

Foto destacada: Skyalert