Watchdog inglés, explica (o justifica) las bromas de Top Gear hacia los mexicanos

¿Recuerdan el tremendo escándalo de los mexicanos flatulentos? ¿desde las masas con inflamación estomacal indignadas hasta el conato de veto a la BBC por parte de la IMER? La cosa es que aunque acá ya se hayan olvidado las cosas en las pantallas mexicanas, allá, en las tierras británicas el escándalo continúa.

¿Recuerdan el tremendo escándalo de los mexicanos flatulentos? ¿desde las masas con inflamación estomacal indignadas hasta el conato de veto a la BBC por parte de la IMER? La cosa es que aunque acá ya se hayan olvidado las cosas en las pantallas mexicanas, allá, en las tierras británicas el escándalo continúa. La razón debe ser, claramente, que los ingleses no pueden tolerar que un funcionario mexicano haya puesto en tela de juicio los principios básicos del buen gusto británico.
Resulta que Ofcom, mejor conocida como la oficina de comunicaciones aprobada por el gobierno para regular los contenidos en la industria de las telecomunicaciones británicas, declaró, a modo de aclaración que “reconocían que los comentarios hechos acerca de los mexicanos estaban basados en estereotipos negativos y tenían en potencial de ser muy ofensivos, sin embargo, es bien sabido que Top Gear es conocido por su estilo irreverente y, a veces, por su humor abierto”. Y que además el programa usa con frecuencia estereotipos nacionales, que pocas nacionalidades se han librado de ser tema de conversación de los conductores de Top Gear: la mayoría de la audiencia entendió que los comentarios fueron hechos para crear un efecto cómico únicamente.
Así las cosas, al parecer aquella opinión nuestra de que era un poco exagerada la reacción de IMER y del Embajador Eduardo Medina-Mora Icaza, la comparten las autoridades británicas.


Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)