Para nadie es un secreto que Javier Lozano y Manuel Espino

son personajes políticos muy controvertidos de la actualidad; uno de ellos muy cercano al titular del poder ejecutivo y actual titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el otro lejos de los cargos públicos por el momento y férreo detractor del primer mandatario. Ambos panistas.

Estos dos sujetos se han enfrascado en una intensa batalla a través de la red social Twitter. Espino ha calificado a Lozano de “inepto” en más de 20 ocasiones, le ha tachado de “corrupto” le reclama que no ha generado empleos (incumpliendo las promesas de campaña de su jefe) y le ha retado a debatir públicamente, mientras que Lozano se niega a debatir y se declara incompetente en materia de generación de empleos, invocando la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

A Manuel Espino pueden recordarlo por haber presidido el Partido Acción Nacional y la Organización Demócrata Cristiana de América; también fue el brillante individuo que confirmó expresamente la muerte del “Jefe Diego” e incluso aseguró que su cadáver se encontraba en una zona militar, información que horas después fue desmentida contundentemente por las fuentes oficiales.

Javier Lozano quiere ser el próximo presidente de este país. Es (junto con su jefe) el principal artífice de la extinción de Luz y Fuerza del Centro, así como la reciente toma de la mina Cananea. Cabe señalar que ambas “operaciones” se llevaron a cabo aprovechando el inusitado furor y expectativa generados por la Selección Nacional de futbol.

Así las cosas, estos dos “célebres” políticos se han estado atacando mutuamente, poniendo en evidencia la fractura que existe al interior de su partido de cara al proceso electoral del próximo mes y la sucesión presidencial 2012. Si alguien gusta seguirlos en Twitter o mandarles cordiales saludos, acá los dejamos con sus cuentas oficiales:

@ManuelEspino

@JLozanoA

Por TRC