Uno de mis directores de cine favoritos es Wes Anderson, al grado que aun no puedo decidir cual de todas sus películas es mi favorita: Bottle Rocket, Rushmore Academy, The Royal Tenenbaums, The Life Aquatic with Steve Zissou, The Darjeeling Limited o Fantastic Mr. Fox.

Uno de sus grandes cómplices a lo largo de su carrera ha sido Roman Coppola, hijo de Francis Ford y hermano de Sofia, aunque más alla de farolear con el apellido, nos ha regalado fabulosos videos como todos los del “Is This It” de los Strokes, además de piezas para Daft Punk, Fatboy Slim, Supergrass, Sebastien Tellier, Green Day y por supuesto para Phoenix, cuyo video de “Funky Squaredance” fue elegido para formar parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Con todos estos antecedentes, no resulta dificil entender el porqué una de las mejores cervezas que existen en el planeta, como lo es Stella Artois, decidió encargar a estos dos directores el comercial para su nueva campaña publicitaria, el cual esta ambientado en la década de los sesenta, con un departamento que hasta el propio Mauricio Garces envidiaría, sin olvidar el fabuloso cierre de: “Mon amour”