Ansiosos inversionistas de Wall Street confundieron Twitter con Tweeter el pasado viernes. Como resultado, una empresa en bancarrota inesperadamente aumentó sus activos de manera brutal.

Imagina que trabajas en una empresa que se llama Tweeter, fundada en 1972, y vendes electrodomésticos, principalmente televisores. Las cosas no van bien en el negocio, tu esposa de dejó, tu hijo huyó para convertirse en estrella de rock y ahora tiene 45 años y es camarero del McDonalds y las crisis te han pegado duro. Te declaraste en bancarrota en 2007 y tus tiendas cerraron un año después. Definitivamente has perdido todos tus sueños y tus esperanzas… De pronto, un montón de inversionistas te caen encima y empiezan a invertir en tu negocio, tienes una alza de 1,400% y se realizan 14 millones de intercambios de títulos con tu marca, ¿cómo es esto posible?

Twitter en la bolsa

Resulta que los genios de Wall Street confundieron Twitter con Tweeter. Apenas la empresa de los microblogs terminó sus trámites para cotizar en la bolsa, los chacales inversionistas se lanzaron con todo para realizar transacciones. El problema es que las acciones de Twitter no estarán disponibles sino hasta finales de noviembre.

Muchos se fueron con la finta y empezaron a invertir a lo loco, hasta que el regulador de Wall Street se dio cuenta de que estaban confundiendo Twitter, que usará la nomenclatura TWTR, con “Tweeter Home Entertainment Group Inc.”, que opera bajo la nomenclatura TWTRQ.

Sí, estos son los genios que manejan el dinero a escala mundial. Por eso estamos como estamos…

*Vía BBC