Foto: Twitter

Joven habría caído de edificio practicando “yoga extremo”; resultó con 110 huesos rotos

Aunque por el momento no se ha confirmado que la joven identificada como Alexa Terrazas haya caído del último piso de una torre de departamentos en San Pedro Garza García, Nuevo León, por practicar el llamado “yoga extremo”, en redes sociales y medios la teoría cobra fuerza.

El pasado sábado por la tarde, alrededor de las 13:00 horas, las autoridades de Nuevo León reportaron el accidente de una joven de 23 años. Se trataba de Alexa Terrazas, una chica originaria de Chihuahua, estudiante del Tec de Monterrey. De acuerdo con los reportes, la joven cayó de una altura de 25 metros, desde la terraza de su departamento.

En redes sociales se compartió una foto en la que Alexa aparece practicando “yoga extremo” en el lugar desde el que, supuestamente, habría caído. No obstante, se desconoce cuándo fue tomada la imagen, ya que las autoridades señalan que las ropas que utilizaba la mujer al momento del incidente no coinciden con las que aparecen en la fotografía.

En la imagen en cuestión, se ve a Alexa Terrazas colgando en el barandal de la terraza de su departamento. Una pose de yoga que bien ganado tiene el calificativo de “extremo”, ya que sólo se sostiene con ambos brazos, mientras se encuentra al borde de la terraza de la torre de departamentos.

De acuerdo con Reforma, las autoridades sospechan que Alexa habría resbalado al sostenerse de una parte del cristal del barandal. Sin embargo, la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León sigue con las investigaciones y la fotografía que se ha difundido en redes forma parte de ellas. Es decir, una línea de investigación apunta a que la mujer habría caído mientras practicaba “yoga extremo”.

Según reportan diversos medios, Alexa Terrazas se encuentra hospitalizada y su estado de salud se reporta como “grave”. Debido al impacto de la caída, la chica sufrió fracturas en piernas, brazos, cadera y rostro. El Universal señala que habría resultado con más de 100 huesos rotos. Estará sedada por dos semanas, en lo que se recupera de la primera cirugía a la que fue sometida.