Tras varias operaciones, el Hombre Árbol recupera sus manos

Conocido por el nombre de “El Hombre Árbol”, debido a una extraña condición que causo la aparición extrema de verrugas en sus manos y pies que se asemejaban a la corteza de un árbol, el joven bangladeshi, Abul Bajandar, ganó fama mundial además de la compasión del mundo entero.

Conocido por el nombre de “El Hombre Árbol”, debido a una extraña condición que causo la aparición extrema de verrugas en sus manos y pies que se asemejaban a la corteza de un árbol, el joven bangladeshi, Abul Bajandar, ganó fama mundial además de la compasión del mundo entero.

Abul Bajndar el Hombre Árbol

Iniciando con su martirio a los quince años, Bajandar sufrió del ridículo de la gente, teniendo que mendigar en las calles para sobrevivir con sus padres. Pero después de 10 años, el joven de 27 años esta a unos cuantos pasos de recuperar su vida:

Desde este mes de enero, Bajandar se encuentra internado en el Hospital Universitario de Dacca, donde han logrado remover gran parte de las verrugas que invadía a sus manos, regresándole sus extremidades después de 15 años:

“Me siento genial, todavía no puedo caminar por las recientes operaciones y tengo que ejercitar cada día mis manos para adquirir mayor movilidad, pero tenerlas libres es al estupendo.”

Esto fue lo que Bajandar le dijo al diario español, ABC, a quienes también relato el sufrimiento que vivió por los últimos 10 años:

“Poco a poco vuelvo a recordar las sensaciones que tenía de que a los 15 años mis manos empezaran a llenarse de verrugas. ¡He sufrido tanto! Había gente que me evitaba y tuve siempre muchos dolores. Echaba de menos todo. Desde comer por mi cuenta y jugar con mi hija, abrazarla. Esas cosas que todo padre quiere hacer con sus hijos.”

Aún así, los médicos siguen investigando su condición, analizando muestras de su tejido para asegurarse de que esta no vuelva a reaparecer con más fuerza, además de determinar si su hija, Halima, pueda sufrir de lo mismo en el futuro:

“De momento no ha habido recurrencia y su condición está mejorando. Pero no sabemos que pasará en el futuro.”

A pesar de la ayuda de médicos estadounidenses, Bajandar le debe su nueva apariencia principalmente por los cirujanos de su país, quienes han logrado demostrar su capacidad médica:

“Era una operación muy nueva para nosotros. Era muy complicado saber dónde estaban los dedos, los vasos sanguíneos. Había mucho riesgo de crear complicaciones. Es un logro y hemos demostrado que si lo intentamos, en Bangladesh podemos hacer un buen trabajo.”

Gracias a la atención mediática, la vida de Bajandar pareciera que solo irá mejorando, ya que varias personas están dispuestas en ayudarlo, donando dinero para que pueda comprarse un terreno y reiniciar su vida:

“Mucha gente me ha visitado y ofrecido apoyo en este tiempo. Es bueno que mi caso haya sido conocido en todo el mundo, pues ha animado a otras personas a tratar enfermedades difíciles.”

Es increíble lo lejos que la tecnología médica ha avanzado, ya que en décadas anteriores, la rehabilitación de Bajandar no hubiera sido posible. En toda esta ola de miseria y desgracias que día a día tenemos que vivir, este tipo de historias nos regresa la fe en la humanidad.

Top Relacionadas