Cuando te ca….. del susto. La peleadora de artes marciales mixta, Justine Kish, sufrió un embarrado accidente durante su combate contra Felice Herring en el evento principal de la edición 112 de UFC. La noche quedará marcada para siempre en la historia del deporte y no por la pelea, sino por lo ocurrido durante el duelo.

Herring había dominado el combate y en el tramo final del enfrentamiento ocurrió el incidente. Faltaban menos de tres minutos para que concluyera la pelea pero las esfínteres de Kish no pudieron más.

La rusa intentó liberarse un candado al cuello que le aplicaba su rival; sin embargo no lo conseguía. Kish necesitaba zafarse si quería tener esperanzas de ganar. La peleadora logró romper la llave de su rival de manera digamos resbaladiza, pero hubo un pequeño problema.

Justine Kish se esforzó demasiado para salir del candado y pues se le salió el relleno ante el asombro de todos los espectadores. Sin embargo, las chicas demostraron su profesionalismo pues siguieron combatiendo. El momento quedó inmortalizado y más por la respuesta que tuvo después la peleadora.

A Kish no sólo le cayeron mal los tacos sino que también perdió el combate; pero nada de eso la va a detener. Tras el incidente, la atleta comentó en su cuenta de Twitter que es una guerrera y que nada va a detener, además concluyó su publicación con el popular “Shit Happens”, expresión estadounidense para cuando algo malo ocurre pero que en este caso fue súper literal.

Al final, lo que le ocurrió a la peleadora fue un accidente que le pude pasar a cualquier deportista pues son necesidades básicas que hay que atender los más rápido posible y a veces puedes tener ganas en medio de un combate o un partido… ¿oh no Jens Lehmann?

Pleca Copa Confederaciones