Annie Clark, que de por sí tiene un rostro que parece de porcelana, es una escultura gigante en el video “Cheerleader”, el sencillo de su tercer álbum Strange Mercy. Por cierto, si se perdieron la muestra de Ron Mueck en el Colegio de San Ildefonso… se la perdieron.