Puede que suene algo extraño para algunos de ustedes, pero así es. El 6 de agosto de 1997, Steve Jobs anunció que Microsoft había hecho una gran inversión en Apple.

La compañía compró 150 millones de dólares en productos de Apple, con la promesa de que serían retenidos por tres años a cambio del apoyo a Microsoft Office por parte de la Mac durante cinco años.

Pero lo que realmente obtuvo a cambio Microsoft, no fue bonito. ¿Por qué? Bueno, porque tiempo después, fue demandado por la compañía de la manzanita, debido a que Windows estaba estafando a su usuario y poniendo Internet Explorer como su navegador principal en la Mac.

Todo esto surgió desde antes de la primer iMac y obviamente, del primer iPod, y por esas mismas fechas, Apple estaba a punto de quedar en bancarrota. Después de lo sucedido con la demanda, la empresa se levantó como por arte de magia, ya que obtuvo el soporte económico que necesitaba para mantenerse a flote por décadas.

Desde 1998 hasta la actualidad, Apple lanzó una serie de productos que la llevaron al éxito, tales como: La iMac, iBook, iPod, iTunes Store, y eventualmente el iPhone, junto con el iPad. Cuando Jobs anunció aquel trato con Microsoft, la multitud que se encontraba en la Macworld Expo se sorprendió muchísimo. Esto fue algo de lo que se dijo ese día:

“Aquí tenemos que dejar atrás algunas nociones. Tenemos que soltar la noción de que Apple debe ganar, y de que Micrososft debe perder. Tenemos que abrazar una noción en la que reconozcamos que para que Apple gane, tiene que hacer un buen trabajo, y si otros van a ayudarnos, es grandioso, porque necesitamos toda la ayuda que podamos tener.

Si cometemos un error y no hacemos un buen trabajo… es nuestra culpa. Si queremos que haya Microsoft Office en la Mac, es mejor que tratemos a la compañía que nos lo obsequia con algo de gratitud. Su software nos gustaría.”

 

Evidentemente, las cosas no terminaron como se planearon en un principio y eso aún se puede ver reflejado en cómo se ha movido cada una de esas empresas. Claro que no deja de ser un dato curioso a saber. ¿Ustedes qué opinan?

Vía wired