Ya no sabemos ni qué decir de 2016. Cuando creemos que las muertes han terminado, la lista continúa alargándose. En esta ocasión, nos despedimos una de las actrices más desinhibidas de la historia de Hollywood. Así era Carrie Fisher: siempre preparada para dar una opinión, compartir un tuit chistoso o sabio. No solamente fue la protagonista de una de las sagas más importantes de la cultura pop –Star Wars es un verdadero documento que quedará aún cuando la mayoría de nosotros haya muerto–, también escribió varios libros biográficos y guiones. Su batalla contra las adicciones y algunos trastornos mentales no era ningún secreto e incluso dio conferencias alrededor de estos temas. Por todo esto y más, recordemos grandes momentos que Carrie Fisher protagonizó fuera de la pantalla grande.

Los consejos de la princesa Leia

En alguna ocasión, Carrie Fisher le aconsejó a la nueva protagonista de las películas de Star Wars, Daisy Ridley, que no recorriera como fuego a todo el equipo. También le dijo que no siguiera sus consejos. Pero tal vez lo más valioso fue este video:

 

 

Carrie Fisher sobre el sexo:

“El sexo es raro, ¿no? 14 horas después de que tienes la cara apretada contra los genitales de alguien, caminas por la calle como diciendo: “Estuvo bien, gracias y ¿cómo estás?”.

 

 

Un vistazo al pasado

 

Esta entrevista de 1980, en Good Morning America, justo después del estreno de El imperio contraataca presenta a una Carrie Fisher que todavía no está tan familiarizada con la fama. La entrevistadora le pregunta cómo ha cambiado su vida desde que estelarizó los primeros dos episodios y Fisher responde: “Tengo muebles más bonitos”. Tipaza.

Este fragmento de Postcards from the Edge

En 2002,  Carrie Fisher publicó Postcards from the Edge, una novela que en momentos se siente biográfica. En ella, habla de las drogas, las relaciones y el humor dentro de Hollywood. La protagonista es Susan Vale (un alter ego) y la historia la sigue en su descenso a las adicciones y el amor.

Rara vez lloro. Guardo mis sentimientos dentro de mí como si tuviera algo más específico en mente para ellos. Estoy esperando la situación exacta y perfecta y entonces ¡BUM! Explotaré con un espectáculo de luces, emociones y sentimientos… Una piñata llena de tiernos matices y pasiones reprimidas.

 

Una imagen de cuando era niña e intenta morderle la mano a Harry Karl:

 

 

Y una foto de mayo de 2015 con su mamá, Debbie Reynolds, en Los Ángeles:

 

Gary, su amigo fiel

Carrie Fisher frecuentemente se dejaba ver con Gary, el perrito de la lengua de fuera que la acompañó a muchas de sus entrevistas y durante los últimos años de su vida.

 

 

Dude, también nosotros la vamos a extrañar.

 

 

 

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook