Por fin se estrenó la segunda temporada de Euphoria. El pasado 9 de enero, llegó a HBO Max el primer episodio de una de las series más esperadas (ACÁ las reacciones) con el protagónico de Zendaya. Aquí, la actriz ganadora del Emmy interpreta a Rue, una chica con problemas de adicción a las drogas que sirve como narradora de la vida de varios adolescentes que atraviesan situaciones relacionadas con su sexualidad, adicciones, violencia, problemas familiares, trastornos mentales y más. 

La primera entrega de 2019 obtuvo unas primeras críticas relacionadas con la crudeza con la que mostraban el desarrollo de estos adolescentes. Pero pronto se convirtió en un éxito que dio paso a una segunda temporada que se atrasó por el COVID. Así que después de dos años y cachito de espera, tenemos el regreso de Rue, Jules, Nate, Maddy, Kat, Cassie y Fez.

La pregunta del millón es si valió la pena la espera y si esta segunda temporada cumple con las expectativas de la primera. Así que para no dar una respuesta definitiva, por acá les dejamos lo bueno y lo malo del regreso de Euphoria.

Jules y Rue en 'Euphoria'
Hunter Schafer y Zendaya en ‘Euphoria’ / Foto: HBO M ax

Malo: Ya no hay historia… o eso parece

Si hay algo que hizo grande a Euphoria, fue su historia y el desarrollo de sus personajes al presentarnos situaciones llenas de crudeza que además, estaban apegadas a una realidad que pocas veces vemos en la ficción, sobre todo en la televisión. Sam Levinson tomó algunas de sus experiencias (incluida su adicción a las drogas), para escribir Euphoria. Sin duda, en su primera temporada, es una de las mejores series de adolescentes que evitan romantizar situaciones que llegan a ser absurdas e improbables.

La audiencia siguió en cada episodio el origen de sus personajes más relevantes y se involucró en un mundo bastante oscuro. ¿Cuál era el propósito de una segunda temporada? Había de dos. O podían expandir esas partes oscuras entre personajes de adolescentes que pocas veces reconocen las posibles consecuencias a sus actos. O redimir a algunos de ellos en un nuevo viaje que también presentara conflictos.

Fez y Nate en 'Euphoria'
Fez y Nate en el primer episodio de la segunda temporada de ‘Euphoria’ / Foto: HBO Max

Parece que en esta segunda temporada de Euphoria hicieron poco de las dos y sin tener mucha coherencia en el desarrollo. En pocas palabras, en los primeros cuatro episodios de la serie (son ocho en total), hay poca historia y sigue conflictos a los que les da un seguimiento entrecortado. Si antes nos presentaba un problema de manera continua, ahora lo hace por partes que pueden llegar a ser un poco absurdas y cansadas.

Lo único que les podemos decir es que hasta el quinto episodio, Euphoria toma el tono de la primera entrega. Se enfoca en conflictos ya conocidos, conversaciones que habían quedado pendientes entre los personajes y se asume un nuevo enfoque en algunos de ellos. Por ejemplo, la relación entre Nate y Cal vuelve a tomar relevancia; lo mismo con Rue y su mamá y hermana. Pero no podemos decir lo mismo de la relación de la protagonista con Jules.

¡Checa el intenso tráiler oficial de la 2da temporada de 'Euphoria'!
Cassie en ‘Euphoria’ / Foto: HBO.

Bueno: Zendaya lo hace aún mejor

Zendaya se llevó un Emmy en 2020 por su personaje de Rue en la primera temporada de Euphoria. Y más que merecido. Aquí interpreta a una adolescente con problemas de adicción que navega entre su primera relación sentimental, la necesidad de sentirse protegida y amada, y desde luego, su abuso con el consumo de drogas. Todo esto mientras sirve como narradora en la serie.

Y para la segunda temporada de Euphoria, las apuestas son mucho más altas con Zendaya en su capacidad de interpretación y los límites a los que lleva a su personaje. Como recordamos, al cierre de la primera entrega, Jules se va y Rue tiene una recaída en las drogas. Pues es precisamente este el desarrollo que seguimos en los próximos siete episodios.

Rue en 'Euphoria'
Zendaya como Rue en ‘Euphoria’ / Foto: HBO Max

Y cuando decimos que aumentaron las apuestas, es porque Zendaya y Rue mantienen distintos niveles dramáticos para enfrentarse a nuevos problemas como la ruptura de su relación con Ali, su dinámica con Jules, la aparición de Elliot (nuevo personaje), su adicción a nuevas drogas y su intento por convertirse en una gángster sin medir, una vez más, las consecuencias de sus acciones.

Hacia los episodios finales, Rue tiene una ruptura que nos muestra de lo que Zendaya es capaz. Y son estas partes las que, para ser honestos, nos llevan a lo grandioso que fue Euphoria en su primera temporad.

Zendaya como Rue en 'Euphoria'
Zendaya como Rue en la segunda temporada de ‘Euphoria’ / Foto: HBO Max

Malo: Momentos de relleno

Como les platicábamos al inicio, la continuidad en la historia se pierde y nos muestran nuevas problemáticas. Sin embargo, en lugar de enfocarse en estas y darles el tratamiento que merecen (el espacio y tiempo como en la primera temporada a cada una), las explora de manera entrecortada, pero sobre todo, las rellena con secuencias largas de poca relevancia para el desarrollo. Es decir, no llevan a nada.

Por ejemplo, y no será un spoiler, lo prometemos. Pone a Rue, Elliot y Jules a jugar “Verdad o reto” intentando rellenar espacios que no intervienen en nada de importancia. Nos muestran fantasías largas de Nate o incluso, nos deja dar un vistazo al origen de Cal… pero sin darle continuidad a su personaje. Lo mismo sucede con Kat, quien se convierte en un personaje completamente nuevo, o mejor dicho, desconocido para la audiencia sin tomarse el tiempo para presentarlo.

Disculpen que nos vayamos siempre a la primera temporada, pero es el punto de partida y la base de las expectativas para la segunda. Dicho esto, repetimos que en 2019 Euphoria se exploraron formas interesantes de contar la historia (con referencias increíbles a películas como Boogie Nights o Se7en). Pero ahora lucen repetitivas, justamente, porque no hay una historia a seguir.

¡Al fin! Tenemos teaser y fecha de estreno de la segunda temporada de 'Euphoria'
Imagen de la segunda temporada de ‘Euphoria’ / Foto: HBO

Bueno: El soundtrack sigue siendo genial

Cada episodio de Euphoria nos regala una playlist que se supera conforme avanza. En la primera entrega el score corrió a cargo de Labrinth, quien regresa para la segunda e incluso tenemos oportunidad de verlo interpretando dentro de la serie. Pero es el soundtrack el que cada vez es mejor. En 2019 escuchamos a Billie Eilish, Beyoncé, Arcade Fire, Fiona Apple, Doja Cat, Rosalía, Blood Orange, hasta Jorja Smith, Bobby Womack, Skrillex, Air Supply, Lizzo y BTS, entre muchos más.

Para la segunda temporada, el nivel en la selección musical no baja, y en cada episodio, Euphoria hace un recorrido. Por ejemplo, en el primer capítulo, escuchamos a 2pac con Outlawz, The Notorious B.I.G. y DMX, pero también nos vamos a algo menos urbano con Billy Swan, Gerry Rafferty, Steely Dan, Orville Peck y Cutting Crew. 

A lo largo de esta nueva temporada tendremos oportunidad de escuchar a Selena, Laura Les, Can, INXS, Depeche Mode, Roxette, Thelonius Mank, Bobby Darin, Westside Connection, Jo Stafford, Mahalia Jackson, Montell Jordan, Baby Keep, Red 7, Sinead O’Connor, Lucinda Chua, Sharon Cash, Albert Hammond, Lael Neal, Method Man, Mary J. Blige, Mazzy Star, Bill Evans, Ben E. King, entre otros.

Malo: ¿Qué diablos pasó con Kat?

Kat, personaje interpretado por Barbie Ferreira, era uno de los más geniales en la primera temporada de Euphoria. Nos la presentaron como una adolescente que servía como apoyo emocional de sus amigas frente a una supuesta inseguridad de su cuerpo de talla grande. Sin embargo, después de darse cuenta que su cuerpo es perfecto, cambia su forma de vestir y personalidad en una mujer que se asume segura de sí misma. 

Su desarrollo, sin duda, fue de lo más interesantes sin necesidad de verse reflejado en un estereotipo. Por lo que esperábamos ver más de ThunderKitKat después del final de la primera temporada. Tras hacer un en vivo donde se desnuda por primera vez, Kat comienza a reflexionar sobre sus límites, por lo que decide darse una oportunidad con Ethan.

Ethan y Kat con Lexi en 'Euphoria'
Ethan y Kat con Lexi en el primer episodio de ‘Euphoria’ / Foto: HBO Max

Sin embargo, no vemos nada. Tal cual, es un personaje de relleno cuya presencia se ve forzada. Se pudieron explorar un montón de conflictos con su personaje, pero simplemente la ponen a fantasear y a servir, nuevamente, como un personaje de apoyo emocional para sus amigas. Por ahí intentan revelar un par de situaciones a las que no les dan seguimiento y que rompen con el desarrollo de la primera entrega de Euphoria

Es una lástima no verla tanto tiempo en pantalla. Pero sobre todo, verla tan desperdiciada y de manera tan constante. Esperemos que en la tercera entrega, le den el tratamiento y el tiempo que se merece para poder explorar más de ella.

Kat en 'Euphoria'
Barbie Ferreira interpreta a Kat en ‘Euphoria’ / Foto: HBO Max

Bueno: El maquillaje y el vestuario siguen siendo espectaculares

Euphoria podría flaquear en esta segunda temporada con algunos de sus aspectos. Pero en lo que se mantiene (al igual que en la música) es en el maquillaje, peluquería y el diseño de vestuario. Si hay algo que caracteriza a la serie y sus personajes, es la ropa y el maquillaje que utilizan, sobre todo los personajes femeninos. Para algunos, toda la estética se concentra en la generación Z y la forma en la que toman riesgos constantemente.

Ambas reflejan la diversidad de una generación que se siente más cómoda y segura hablando de temas de género y sexualidad que se centran en la fluidez. Para la segunda entrega, esta misma idea se mantiene al ya reconocer a cada uno de los personajes, pero sin quitar la posibilidad de que algunos exploren diversos aspectos de su personalidad en relación al lugar en donde están. Los mejores ejemplos, en tal caso, es el de Jules y Cassie.

Euphoria
Imagen de la segunda temporada de ‘Euphoria’ / Foto: HBO

Bueno y malo: Habrá una tercera temporada

Cuando vean la temporada completa, comprenderán que es más que necesaria una tercera temporada por dos razones. La primera, porque el final queda sumamente abierto. No les daremos más detalles para evitar spoilers.

Y en segundo lugar, porque retomando lo que hemos dicho, es justo que se aterricen bien las historias y se exploren más a profundidad los nuevos conflictos. Si la segunda temporada hubiera alcanzado el nivel de la primera, quizá no habría sido necesaria una tercera entrega. Pero las cosas se quedan tan abiertas, y la desequilibrio es tan notorio, que esperamos vuelva al nivel en una próxima producción (eso sí, que no tarde tanto en llegar). 

En 2017 entré a Sopitas.com donde soy Coordinadora de SopitasFM. Escribo de música y me toca ir a conciertos y festivales. Pero lo que más me gusta es hablar y recomendar series y películas de todos... More by Greta Padilla

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook