Game of Thrones, la serie de la que todo el mundo habló por casi 10 años, que se llevó todos nuestros aplausos y corajes, llegó a su fin. No todos quedamos contentos con el desenlace, pero pues, no nos queda de otra, ni modo que nos pongamos a pedir que la vuelvan a hacer con otros guionista, jiar jiar. Pero claro que HBO no podía dejarnos así, abandonados y tristes; es por eso que estrenó anoche The Last Watch, un detrás de cámaras a la octava y última temporada.

Si, vimos que Kit Harrington sufrió cuando leyó que él tendría que matar a Daenerys Targaryen, pero eso no es suficiente. Es por eso que aquí te contamos algunos de los secretos que reveló este especial sobre el mundo de Westeros y que nos dejaron así.

Usaron actores del reparto como señuelo para que no se filtrara nada importante

Dentro de la serie, algo que siempre cuidaron fue que nada de lo que pasaba dentro de las filmaciones se filtrara; pues vamos, era Game of Thrones y todo el mundo quería información sobre cómo terminaría la serie. Una de las partes que más cuidadas estuvieron fue la de la coronación de Bran Stark como el nuevo rey de Poniente en Poso Dragón.

Para asegurarse de que los fanáticos no se dieran cuenta de ningún detalle importante sobre esta escena, los actores que le dan vida a Jaqen H’ghar, el mismísimo Night King y Jon Snow llegaron a la locación en España donde la escena estaba lista para ser filmada, para despistar a los curiosos que se pudieron colar a las grabaciones. 

Sobre este hecho, Kit Harrington dijo. Es raro, básicamente he salido como un señuelo. Se siente raro estar aquí y no filmar realmente”. Eso sentimos cuando pensábamos que no te ibas a despedir de Ghost, Kit; y tuvimos que esperar hasta el último episodio para verlo. 

 

Los diseñadores pasaron meses construyendo King’s Landing solo para que lo tiraran todo

La diseñadora de la serie, Deborah Riley, trabajó incansablemente con su equipo durante siete meses para construir el set final del infame desastre que hizo Dany en King’s Landing, solo para explotarlo para las cámaras después de unos días de filmación. ¿Cuántos más Daenerys?

“Parece que es muy temprano para hacer explotar todo”, señala el director del episodio, Miguel Sapochnik; mientras él y Riley caminan por el Desembarco del Rey que construyeron. Deborah estaba un poco enojada porque harían estallar su trabajo, le contesta a Sapochnik. “¡Lo sé! Realmente me molesta. Es como, espera un minuto, ¿qué aprobamos? Al menos Cersei debería haber ido a almorzar ahí una o dos veces o algo así”.

Momentos más tarde, el equipo pirotécnico siguió adelante con el plan, encendiendo el fuego mágico para imitar la destrucción de Drogon. Es una notable hazaña de artesanía y compromiso con el equipo, que se hace aún más espectacular por su repentina demolición y lo impactante que fue ver esta escena. 

 

Emilia Clarke se hizo muy amiga del crew de pelucas

A lo largo de The Last Watch, los fanáticos disfrutan de una mirada detrás de escenas en el proceso de preparación de Emilia Clarke, con un énfasis especial en su relación con el cabello icónico de Daenerys. Y es que el color del cabello de la Madre de Dragones era algo que caracterizaba a su personaje. 

Cada día de la filmación, Clarke se reunía con la supervisora ​​de pelucas de Game of Thrones, Candice Banks, en el área de estacionamiento para comenzar a colocar todas las cosas que la hacían tener esa cabellera tan característica, a veces eran las 3 a.m., y Banks ya estaba trabajando en su cabello. 

“Se me hace un nudo en la garganta cuando pienso que esto no lo haremos por mucho más tiempo”, dijo Emilia al referirse al cabello y todo el enorme trabajo que tomaba colocarle la peluca. 

 

Los extras que aparecieron como muertos en la Batalla de Winterfell no podían respirar

Mientras filmaban la tan esperada batalla entre los vivos y los muertos, las estrellas principales de Game of Thrones pudieron haber sido los que más sufrirían, pero no, fueron los extras de la escena quienes realmente se quedaron sin aliento.

Debido a las bajas temperaturas durante la filmación cerca de Belfast, Irlanda, a los extras de la batalla de Winterfell y a los stuntman que ya habían “matado” durante el épico combate del episodio, se les pidió que no respiraran durante la filmación, para que no se vieran sus exhalaciones heladas en pantalla, ya que obviamente todos podríamos darnos cuenta de que estaban fingiendo mal. Además tampoco podían exhalar, porque se escuchaba la respiración en los micrófonos. 

Pero del elenco principal, al que más le tocó sufrir con esto fue a Iain Glenn, que interpretaba al caído Jorah Mormont. Cuando él y Clarke actuaron los momentos finales de Ser Jorah, él muere y tiene que aguantarse hasta que de plano le digan corte. 

Probablemente ya sabemos de dónde vino el café de Starbucks, jeje

Algo de lo que más enojó y llamó la atención en esta última temporada fue el cameo del vaso de Starbucks en la serie, que aparece en el capítulo siguiente a la batalla en Winterfell.

A pesar de que The Last Watch no logra señalar de manera definitiva a alguien como responsable, sí revela de dónde es probable que vino ese café. Leigh McCrum, es dueño de un camión de comida y bebidas que se puede ver en el especial; en él,  McCrum vende sándwiches, paletas de hielo y mucho café para los miembros del equipo y el reparto.

Se ve que es una persona amigable, que se deleita viendo como prepararon el espectáculo más grande de la historia de la televisión. Cada café que McCrum vende lleva el mismo logotipo visto en el cuarto episodio, que fue confundido con un logotipo de Starbucks. ¿Fue un simple accidente o el mayor truco de marca conocido por Westeros? 

La bella escapada romántica de Jon y Daenerys no fue tan mágica

La escapada en dragones de Dany y Jon puede haber sido uno de los momentos más románticos de la octava temporada y de todo Game of Thrones, pero la dinámica fue notablemente menos romántica en el set.

Como se ve en el documental, Harrington y Clarke no solo tuvieron que llegar a una gigantesca pantalla verde mientras resistían el duro clima islandés, sino que también tenían que besarse mientras fingían escuchar a los dragones cerca de ellos. “Muévete un poco a la derecha, Emilia”, le pide al director David Nutter; mientras Jon y Dany se besan en la nieve. La reacción de asombro cuando Drogon se le queda viendo a Jon y la desaprobación de Rhaegal se logró gracias a un gruñido que hizo el mismo Nutter. Baia baia. 

El Night King en realidad es un buen tipo

Vladimir Furdik, es el doble de acción convertido en actor que le dio vida al temible Night King, en The Last Watch tenemos la oportunidad de conocer un poco más a la persona que está detrás del personaje más misterioso de Game of Thrones. Podemos verlo transformarse a través de la magia del maquillaje, entrar en su papel; aunque siempre se le ve feliz de ser parte del show. 

En una escena, Furdik, que actúa como señuelo en España, se acerca con cautela a una multitud de fanáticos y les pregunta. “¿Sabes quien soy yo? ¿si?”  Al instante, la multitud estalla de emoción y gritan “¡El rey de la noche!”. La cara de Furdik se ilumina, y con entusiasmo comienza a dar autógrafos, firma mercancía de la serie y posa para fotos. Es un momento bastante extraño pero que también nos habla del hombre detrás del Night King. 

El verdadero héroe de Westeros. 

Andy McClay es el extra, que recibe un pequeño homenaje en este especial.  McClay es un actor irlandés y fanático de Game of Thrones, el participó durante varias temporadas, y recientemente apareció como uno de los miembros de la guardia de Jon Snow durante el  final.

Tras las palabras de despedida que da Kit Harington a todos, McClay ofreció sus pensamientos sobre el final de la serie y de haber participado en ella. “Me estoy ahogando, hombre. Honestamente. Es lo que Kit estaba diciendo. A pesar de que, solo soy un extra, en comparación con él como la estrella principal, realmente esto ha cambiado mi vida. No pensé que iba a tener esta emoción. Los últimos cinco años han sido los mejores cinco años de mi vida.

Dedicado y apasionado, McClay sirvió en muchas de las grandes batallas de la serie; fue una parte esencial del show. Ahora, él se desempeña como guía turístico de Game of Thrones en Belfast, y muestra a los fanáticos los escenarios y paisajes que se utilizaron para filmar escenas importantes

Me llamo Jesús pero todos me dicen Chucho. Me encanta la música y sé tocar algunos instrumentos, aunque creo que soy mejor escribiendo sobre las bandas que me gustan. Soy fan de los conciertos y festivales,... More by Jesús González

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook