Triangle of Sadness es una de las películas más destacadas del último año. Se llevó la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 2022 (la segunda para su director, Ruben Östlund) y recibió tres nominaciones a los premios Oscar 2023 que incluyen Mejor Película, Director y Guion Original. Así que con el anuncio de su llegada al catálogo de Prime Video, acá les dejamos nuestra reseña.

Triangle of Sadness

Al inicio de Triangle of Sadness, un modelo masculino va a un casting. Las personas al otro lado de la mesa le piden que camine sin detenerse y sin ser muy expresivo con su rostro. Uno de ellos le sugiere que deje descansar el ceño, también conocido como “triangle of sadness” (triángulo de la tristeza), la cual cubre el centro de la frente y la zona entre las cejas.

Lo hace, o al menos lo intenta. Camina siguiendo un ritmo y sale del cuarto. Su nombre es Carl, y tres años atrás, era una de las promesas más grandes de la industria del modelaje. Pero después de ser el rostro de un perfume, su carrera terminó de manera abrupta. Caso contrario al de su novia Yaya, a quien vemos abrir una de las pasarelas más importantes durante una semana de la moda en alguna ciudad del mundo.

Woody Harrelson en el tráiler de 'Triangle of Sadness'
Woody Harrelson en el tráiler de ‘Triangle of Sadness’ / Foto: NEON

Carl y Yaya son los protagonistas de Triangle of Sadness, la última cinta de Ruben Östlund cuyo triunfo en diversas premiaciones o festivales, ha sido cuestionado por algunos críticos a partir de la obviedad en su crítica y lo repetitivo de su narrativa, pues resulta un tanto similar a lo que hizo en The Square en 2017 (su primera Palma de Oro).

Sin embargo, y a pesar de que Triangle of Sadness no es el mejor trabajo del director, no deja de ser interesante la forma en la que desarrolla una sátira sobre las clases sociales más altas, los roles de poder y control, y la capacidad humana de asimilar las humillaciones como un instinto de supervivencia.

Póster de 'Triangle of Sadness'
Póster de ‘Triangle of Sadness’ / Foto: NEON

¿De qué va Triangle of Sadness?

Como ya les contábamos, Triangle of Sadness tiene al centro de su historia a Carl y Yaya (los protagonistas del primer capítulo), quienes tienen algunos problemas como pareja por temas de dinero. Carl quisiera que Yaya, al generar más ingresos, tome la iniciativa de pagar algunas cuentas.

Pero ella nunca saca su tarjeta de crédito con la intención de pagar. ¿La razón? Quiere ver qué tanto su novio está dispuesto a cuidarla si ya no puede trabajar, por ejemplo, por estar embarazada. Esta conversación/conflicto es sólo un preámbulo de las muchas situaciones incómodas, relacionadas con el poder adquisitivo, que vienen después tanto para Yaya y Carl, como las personas con las que han de involucrarse.

Ahora bien. Yaya no es sólo una modelo, sino también influencer. Así que la invitan a vivir una experiencia de lujo en un yate con un valor de más de 200 millones de dólares. Y junto a Carl, abren el segundo episodio de la película donde se comienza a notar más la intención del director en Triangle of Sadness como una comedia de clase.

¡El horror! Checa el tráiler de 'Triangle of Sadness', la ganadora en Cannes de este 2022
Yaya y Carl en ‘Triangle of Sadness’ / Foto: NEON

Los nuevos personajes que conocemos son algunos huéspedes, todos multimillonarios. Destaca un ruso, quien está a punto de comprar ese mismo yate y quien está acompañado por su esposa y su hermana.

También conocemos la tripulación dividida entre los empleados blancos y alegres que pisan la cubierta y atienden a los visitantes; y los que deben permanecer ocultos para lavar los baños, checar el motor del barco y estar en la cocina (la mayoría son migrantes asiáticos o afrodescendientes).

La noche en la que el capitán del yate es el anfitrión de una cena especial, cae una tormenta que hace sentir mal a la mayoría de los invitados. A eso se le suma el ataque de un barco pirata que obliga a los pocos sobrevivientes a nadar hacia una isla aparentemente desierta, dando paso al tercer capítulo.

Las dinámicas de poder en Triangle of Sadness, muy claras en el barco, se rompen cuando la única persona de entre los sobrevivientes que sabe pescar, prender una fogata y cocinar, es Abigail, una de las empleadas invisibles.

Abigail, protagonista de 'Triangle of Sadness'
Abigail, protagonista de ‘Triangle of Sadness’ / Foto: NEON

La inexistencia del otro

La crítica que Ruben Östlund hace en Triangle of Sadness es bastante literal. En la primera secuencia de los modelos masculinos, un sujeto con un micrófono dice que en las campañas de Abercrombie siempre aparecen todos sonriendo para que las clases bajas se sientan más cómodas comprando un producto al que sí pueden acceder.

Y en las campañas de alta moda como las de Balenciaga, los modelos siempre están serios porque ven desde arriba a los consumidores que no pueden comprar sus productos. No hay texto entre líneas ni lecturas alternas. El director se divierte con estas ideas y las muestra tal cual.

Todo el segundo capítulo del yate es igual. Una mujer extraña, familiar del futuro dueño del barco, le pide a una empleada que disfrute de la vida como ella, y le pide meterse al jacuzzi. Es una orden. Y luego, sugiere (ordena) que todos los empleados del yate disfruten de un chapuzón con el tobogán.

Imagen de 'Triangle of Sadness'
Imagen de ‘Triangle of Sadness’ / Foto: NEON

La existencia del otro en Triangle of Sadness

La opulencia ofusca la realidad de quienes la disfrutan. Y entre los excesos, dejan de reconocer la existencia del otro (el otro es aquel que tiene menos; es decir, la mujer que lava los baños del yate o incluso el empresario que es menos adinerado).

Entonces, ¿qué sucede cuando el otro asume el poder? Para algunos, el siguiente paso es mantener el orden de las cosas porque no se permiten, aún, reconocer escenarios distintos donde se equilibre el la repartición de poder. Este es el caso de la gerente del yate, quien en la isla como una de las sobrevivientes, se siente responsable por la seguridad de las y los millonarios.

En el segundo caso, el otro aprovecha su nueva condición y replica las conductas a las que fue sometido. El desarrollo de Triangle of Sadness es tan simple y la sátira tan clara, que en ningún momento justifica las acciones de sus protagonistas, pero tampoco las juzga. Lo único que nos queda es reír hasta enfrentarnos a un momento lo suficientemente incómodo como para empezar a reflexionar de lo demás.

Personajes de 'Triangle of Sadness'
Personajes de ‘Triangle of Sadness’ / Foto: NEON

Yaya y Carl, los dos puntos de la base del triángulo

El caso de los modelos es más interesante porque en Östlund muestra los detalles importantes de una manera sutil. Ellos se han movido entre las altas esferas gracias a su trabajo, por lo que la aventura del yate no les resulta tan extraña o incómoda (quizá sólo el factor de la edad entre ellos y el resto de los huéspedes).

Salen a tomar el sol, se toman fotos y hasta se quejan de uno de los empleados. Pero pronto reconocen que nunca han participado en las dinámicas de poder, o al menos no las dirigen: sólo son peones con la apriencia de pertenecer. Así que cuando se ven en un punto vulnerable durante su estancia en la isla, son los que más se exponen frente a los demás.

Yaya de 'Triangle of Sadness'
Yaya de ‘Triangle of Sadness’ / Foto: NEON

Carl es un hombre atractivo y juró proteger a Yaya. Por lo que utiliza esta cualidad para sacar ventaja de entre los demás. Pero lo pone en una situación en la que parece nunca ha estado: cuánto de tu cuerpo puedes ceder sin perderlo todo.

Carl, de este modo, acude con Yaya, quien asume tiene más experiencia para lidiar con este tipo de situaciones; es decir, como mujer en la industria de la moda, las probabilidades de haber lidiado con abusos de poder son mayores sino es que indudables.

Esa parte es tan pequeña pero tan determinante en Triangle of Sadness, que lo vuelve el centro de la historia no sólo en un tema de violencia sexual, sino entre las desigualdades económicas, las jerarquías laborales y las relaciones de pareja: cuánto podemos ceder sin perder lo que tenemos.

Carl en 'Triangle of Sadness'
Carl en ‘Triangle of Sadness’ / Foto: NEON

El elenco

El elenco de Triangle of Sadness es sensacional. Al frente están Charlbi Dean (quien falleció en agosto de 2022) y Harris Dickinson, a quien descubrimos en la espectacular Beach Rats de Eliza Hittman. Y junto a ellos destaca el trabajo de Woody Harrelson como el capitán del yate, Vicki Berlin como la gerente y Zlatko Burić como el millonario ruso.

Pero en realidad, el aplauso total se lo lleva Dolly De Leon, la actriz filipina que interpreta a Abigail, la mujer que rompe, pero al mismo tiempo potencia, el esquema que se encuentra al centro de cualquier relación que vemos en el filme y en nuestra realidad.

Avatar photo

En 2017 entré a Sopitas.com donde soy Coordinadora de SopitasFM. Escribo de música y me toca ir a conciertos y festivales. Pero lo que más me gusta es hablar y recomendar series y películas de todos... More by Greta Padilla

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook