Hasta hace unos meses, Antonio Brown era uno de los jugadores más buscados en la NFL, pero ahora es uno de los más buscado por la ley, pues se habría girado una orden de aprehensión sin derecho a fianza por los cargos de robo y agresión.

El entrenador del exjugador de los New England Patriots, Glen Holt, ya fue arrestado por esta situación, después de que detuviera a un conductor de un camión de mudanzas, lo golpeara y robara parte de lo que transportaba al interior. Hasta entonces, Brown era sólo un sospechoso.

Sin embargo, las investigaciones habrían continuado, de modo que el receptor abierto pasó de ser un sospechoso a responsable de estos hechos, por lo que se giró una orden de aprehensión.

Claro que esto complica el regreso de Antonio Brown a los emparrillados, de los cuales se tuvo que alejar después de que explotara un escándalo de abuso y agresión sexual con varias víctimas, entre ellas una muralista y una exentrenadora.

Asimismo, Antonio Brown se quedó sin representante, ya que Drew Rosenhaus se deslindó del receptor abierto hasta que su situación legal mejore, pero como van las cosas, éstas podrían empeorar.