Marcelo Bielsa está por cumplir medio año al frente del Leeds United y hasta el momento el objetivo de llevar al equipo de regreso a la Premier League 14 años después va viento en popa.

Leeds es líder de la Championship con 45 unidades, una más que el sublíder Norwich, el rival del próximo fin de semana, además su equipo es el que más disparos ha realizado en el torneo y promedia una posesión de balón por partido de 63 por ciento. No es el que menos goles ha recibido, por lo que pidió un portero en el mercado de invierno.

Sin embargo, su éxito tiene peculiaridades que han sido calificados por sus propios jugadores como si se tratara de la milicia. “Es muy estricto, es como estar en el ejército”, dijo el mediocampista Mateusz Klich.

Antes de que Bielsa llegara al Leeds, los jugadores solían salir a tomar cerveza y comer hamburguesa. Esas costumbres se terminaron con Bielsa, quien antes de cada entrenamiento pasa a cada jugador por la báscula para detectar grasa “anormal”, de acuerdo con un reporte de Daily Mail.

El tiempo es otro aspecto que lo vuelve loco. Durante su etapa como estratega del Marsella, en Francia, se sabía que él y su cuero técnico se trasladaban al campo de entrenamiento en una camioneta en la que se había instalado el equipo necesario para que el timonel revisara videos durante el trayecto.

En Inglaterra, Bielsa ha encontrado un enemigo: el tráfico. Para evitarlo, Bielsa ha solicitado que se instalen dormitorios en el complejo de entrenamiento, así como una cocina, y así no perder tiempo y comenzar sus labores desde de las cinco de la mañana.

Getty Images

Los jugadores del Leeds sospechan que Bielsa se ha quedado a dormir antes, pues lo han visto llegar con una mochila amplia para instalarse en el complejo, en el cual también revisa minuciosamente la longitud del pasto, incluso ordenó que las porterías sean levantadas para que el sol y el agua llegue a la zona en la que se entierran los postes.

Todo esto se refleja finalmente en el liderato del Leeds y la admiración de sus aficionados a tal punto que han llegado a disfrazarse del “Loco”.

Getty Images