Mauro Boselli se fue del León como un auténtico ídolo. El delantero argentino tuvo problemas con la directiva, por lo que no llegó a un acuerdo para renovar contrato, por lo que tuvo que buscar acomodo en otro sitio y lo encontró en Corinthians.

Sin embargo, el delantero argentino volvió a México, específicamente a León para resolver trámites y ya de paso por la ciudad, aprovechó para apoyar a su ahora ex equipo en la Copa Mx como un aficionado más.

“Tengo que terminar un montón de trámites y cosas que después de haber estado tanto tiempo en el club es lógico que tengo que hacer y también comentarles que estoy organizando una despedida, porque me quiero despedir de la gente y ahí podemos hablar todo lo referente al club, de estos cinco años y medio tan lindos que pasé en la institución”, dijo el delantero a Marca.

La directiva regaló entradas a sus aficionados por el desabasto de gasolina para el juego contra Alebrijes de Oaxaca, pero la gran sorpresa fue ver al delantero en las tribunas del estadio apoyando al equipo para el que jugó durante cinco año como un aficionado más.

 

 

 

A los 17 minutos, Boselli recibió un reconocimiento por parte de la afición, mientras que en las pantallas del inmueble se pudo leer la frase “Gracias Matador”. Al medio tiempo, el atacante se la pasó tomándose fotos y firmando autógrafos a los aficionados que estaban cerca de él.

En su cuenta de Twitter, León invitó a la afición a homenajear al delantero, en lo que parecía ser una reconciliación entre el jugador y la directiva, sin embargo, el atacante aclaró que no es así: “Me hubiera gustado quedarme, pero ustedes decidieron que no fueras así”. ¡Puuuuuum!