Brandin Cooks sufrió un tremendo golpazo en el segundo cuarto del Super Bowl LII cuando atrapó un pase de 23 yardas de Tom Brady y en su intento por dar la vuelta se topó con Malcolm Jenkins por el lado ciego. Se reportó que quedó fuera del por el resto del partido.