Después de lo que fueron (quizás) los peores playoffs de la historia, con series muy poco interesantes y dos equipos claramente por encima del resto, podríamos tener (quizás) las mejores Finales de la historia. Estas son 10 puntos para seguir en la serie que coronará al campeón de la NBA:

Ambos llegan con los mejores récords

El dominio de los Cavs y los Warriors fue tal que entre los dos perdieron sólo un partido en seis series. Nunca dos equipos habían llegado con récords tan amplios a las Finales. Los Lakers de 2001 ganaron sus primeros 11 juegos (en ese tiempo, la primera ronda de playoffs era a ganar 3 de 5), y terminaron con récord de 15-1. Golden State han ganado 12 seguidos y todavía no pierden en esta postemporada, mientras que los Cavs destruyeron a todos en el Este y cayeron nada más una vez, en un juego en el que nadie le echó ganas. En total, ambos equipos van 24-1 y lucen como dos de los mejores de todos los tiempos.

El mejor LeBron

LeBron James ha llegado a siete finales consecutivas (ocho en total), y ha demostrado ser una de las fuerzas más devastadoras de la historia del basketball. Sin embargo, esta postemporada ha sido la mejor de la carrera de James: 32.5 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias por juego, mientras ha anotado 56% de sus tiros de campo y, más sorprendente, 42% de sus triples. Todo esto en camino a destruir a los rivales que tuvo enfrente. El único juego que ha perdido Cleveland hasta ahora, contra los Celtics en las Finales de Conferencia, LeBron anotó 11 miserables puntos, porque claramente se tomó ese juego de descanso. ¿Podrá encontrar Golden State la forma de frenar al mejor James que hemos visto?

El mejor Steph

Claro que LeBron no es el único que está teniendo una postemporada de ensueño. Sin llamar demasiado la atención, Steph Curry está teniendo los mejores playoffs de su carrera. Sus números no son tan impresionantes como los de James: 28.6 puntos, 5.5 rebotes y 5.6 asistencias por partido, pero su control del juego, el ritmo y la forma en que se ha visto imparable en la racha de 12 juegos sin perder de los Warriors lo han puesto en un nivel que nunca le habíamos visto. Tal vez Kevin Durant sea la estrella de los Warriors, pero Steph es el jugador más importante. Si está encendido (como lo ha estado toda la postemporada), es prácticamente imposible detener a Golden State.

La rivalidad Kevin Durant – Lebron James

Durante las finales de 2012 tuvimos una pequeñísima muestra de lo que pudo ser la mejor rivalidad de la década. James obtuvo su primer título con el Heat después de derrotar en cinco juegos al Thunder de Oklahoma City.

Kevin Durant estaba apenas en su quinto año en la liga, y con Russell Westbrook y James Harden, parecía tener el núcleo de un equipo que llegaría al menos a otro par de finales. Pero nunca sucedió. Así que esa rivalidad entre James y Durant jamás alcanzó el nivel que todos esperábamos. Hasta ahora. En su primer año en GS, Durant quiere ser LA pieza con la que los Warriors derroten a James, y sus enfrentamientos directos podrían ser lo mejor de toda la serie.

El 3-1 que dejó ir Golden State el año pasado

Dirán que son temporadas distintas, con jugadores diferentes, pero perder las Finales de 2016 después de ir arriba 3-1 es algo que ha carcomido a Golden State todo el año. Cleveland hizo lo que nadie había hecho y remontó para ganar los últimos tres juegos y coronarse, pero Golden State sabe que buena parte fue culpa suya: estaban cansadísimos después de la serie de Finales de Conferencia en la que Oklahoma City los llevó a 7 juegos, Draymond Green no jugó un partido, Steph Curry estaba lesionado y además se hizo expulsar en otro… Nada de eso le quita mérito a lo que hicieron los Cavs, pero son situaciones que Golden State espera no repetir.

El factor Draymond Green

Si hay alguien a quien mirar como el culpable de la debacle del año pasado para los Warriors, es a Draymond Green. Sus payasadas contra LeBron le costaron ser castigado en el posiblemente decisivo juego 5 de las Finales. Green es uno de los mejores defensivos de la liga, y uno de los pocos capaces de frenar a James. Si hubiera jugado ese partido, es muy probable que los Warriors se hubieran coronado esa misma noche. En cambio, Cleveland extendió la serie y terminó ganando. Green le debe un título a sus compañeros, y ha estado esperando un año para pagárselos.

Las otras estrellas

Sabemos que Curry, Durant, James e Irving van a tener buenos partidos, que van a anotar un montón de puntos, que entre ellos probablemente estará el MVP de las finales. Sin embargo, el resto de las escuadras son las que muy probablemente definirán al campeón. Kevin Love es una superestrella, pero es posible que los rebotes de Tristan Thompson, los pases de Deron Williams o los triples de Channing Frye sean igual de importantes en momentos clave. Del otro lado, Klay Thompson puede estallar en cualquier momento, pero la defensa de Javale McGee, un jugador que ningún otro equipo quiso, la longitud de Andre Iguodala y la experiencia de David West serán lo que le dé balance a los Warriors. Nunca unas finales habían tenido tantas estrellas juntas, aunque son los jugadores de rol los que podrían definir esta serie.

Más triples de Cavs que de los Warriors

Durante los últimos 3 años, Golden State ha cambiado la forma en que se juega al basketball. Los Splash Brothers, Curry y Klay Thompson, han marcado el ritmo de juego gracias a la inmensa cantidad de triples que meten. Pero este año, los Warriors no llegan como el equipo que más triples lanza o encesta. Esos serían los Cavs, que gracias a jugadores como JR Smith, Kyle Korver y la mejoría de James detrás del arco, han anotado 15.1 triples por cada 100 posesiones. Los Warriors están bastante atrás, con 11.8. Esto podría ser significativo en las Finales, porque GS está muy acostumbrado a anotar de 3 y esperar que sus rivales anoten de 2. De otra forma, las matemáticas no les salen.

Pachulia, el sucio

Tal vez, al final el resultado hubiera sido el mismo, pero la lesión de Kawhi Leonard en el primer juego entre los Warriors y los Spurs definitivamente impactó la serie. Y todo mundo sigue mirando al “culpable”: Zaza Pachulia, quien metió el pie debajo de Leonard y provocó que se torciera el tobillo. Pachulia es experto en poner pantallas ilegales que parecen correctas, en dar fouls duros cuando se necesitan y en poner cara de “yo no fui” cuando le da un manotazo a alguien. Hay que ver muy de cerca qué hace cuando LeBron y Kyrie Irving estén cerca de él.

Por: Wookie Williams@wookie_williams

Las Finales de la NBA comienzan el jueves 1 de junio

Con información de basketball-reference.com, espn.com cbssports.com

Pleca Instagram Sopitas Deportes