La tragedia de Flamengo le ha dado la vuelta al mundo. Un incendio alcanzó las instalaciones de las divisiones juveniles del club brasileño y los primeros reportes han confirmado la muerte de 10 personas. La primera víctima identificada fue el portero de 15 años, Christian Esmério

, quien era una de las grandes promesas del club.

Esmério no sólo era el portero titular del equipo Sub 15 del Flamengo, sino que era un constante en la Selección Brasileña de dicha categoría y pese a su corta edad, se encontraba en la mira de algunos equipos de Europa.

“Un nombre fue confirmado, el guardameta Christian. Fue a la selección en diciembre, yo lo llevé al aeropuerto”, dijo la madre de otro de los jugadores del Flamengo, quien tenía relación con el jugador fallecido. “Mi hijo también podía haber sido víctima, es muy triste el dolor que esos padres están pasando, era un gran portero, me gustaba mucho”.

 

Gabriel Batista, portero de 20 años que juega ahora para el primer equipo, lamentó el deceso de su compañero y posiblemente sucesor. “Tuve el placer de conocerte, desafortunadamente la muerte interrumpió tu sueño. Que Dios te reciba con los brazos abiertos”, publicó en las redes sociales.

El guardameta tenía actividad constante en sus redes sociales, principalmente en Instagram. Su última publicación fue un storie con las personas que preparan la comida del equipo.

El incendio ocurrió durante la madrugada de este viernes, cuando los juveniles dormían, lo que hizo más complicada una reacción para salvar sus vidas. Las primeras investigaciones han arrojado que las instalaciones presentaban irregularidades.

Hasta el momento han sido identificado los cuerpos de ocho de las 10 víctimas y todos corresponden a jugadores juveniles no mayores de 16 años.

Las víctimas identificadas

Athila Paixao (14 años)
Arthur Vinicius de Barros Silva (15 años)
Bernardo Pisetta (14 años)
Christian Esmério (15 años)
Jorge Eduardo Santos (15 años)
Pablo Henrique da Silva Matos (16 años)
Vitor Isaías (15 años)
Samuel Thomas (15 años)