Oliver Giroud dio muestra de su mentalidad abierta y aceptación hacia la comunidad gay durante una entrevista a Le Figaro, sin embargo, por su propia experiencia como profesional, aseguró que en la actualidad no existen las condiciones para que un jugador reconozca su preferencia sexual y sea aceptado.

El futbolista francés del Arsenal recordó el caso del alemán Thomas Hitzlsperger, quien se retiró en 2013 con el Everton y en 2014 se convirtió en el primer futbolista en hablar abiertamente sobre su homosexualidad en una entrevista.

Giroud explicó que en los vestidores existe un ambiente complicado para una persona homosexual. “Cuando Hitzlsperger tomó su decisión fue cuando me dije a mí mismo que actualmente es imposible mostrar la homosexualidad en el futbol. En un vestuario hay mucha testosterona, compañerismo, duchas colectivas… Es complicado”, explicó.

A finales del mes de noviembre, la Premier League se unirán a la campaña Rainbow Laces, que va a favor de la tolerancia a la comunidad gay con cordones con los colores del arco iris. La combinación también lucirá en los banderines de tiro de esquina y en los gafetes de capitán, aspecto que aprueba por completo Giroud.

“Entiendo el dolor y la dificultad de los chicos que salen del clóset, Soy muy tolerante en este tema. Cuando estaba en Montpellier, participé en esta lucha posando en la portada de Tetu. En el Arsenal también me puse los colores del arco iris en el apoyo a la comunidad gay. Queda mucho trabajo por delante en el futbol respecto a la tolerancia hacia la homosexualidad”.

Uno de los jugadores que más ha sido atacado en redes sociales ha sido su ex compañero en los Gunners, Hector Bellerín, a quien lo han llamado “lesbiana” por tener el cabello largo.