Este sábado se llevará a cabo en Guadalajara, el Clásico Nacional entre Chivas y América. Los de Matías Almeyda llegan al encuentro luego de  derrotar al Atlas 2-1 como visitantes mientras que los de Ricardo La Volpe no pudieron vencer al Puebla en el Azteca. El morbo está a todo lo que da, y el partido pinta para ser un gran espectáculo y más si le añadimos un ingrediente extra: los horribles apodos que tienen un par de jugadores que participarán en el encuentro.

Por ello les presentamos los cinco peores apodos en la historia del Clásico Nacional, pero antes una mención honorífica a algunos que no serán incluidos como: Hugo Norberto “Misionero” Castillo, Gustavo “Gusano” Nápoles, Juan Carlos “Topo” Valenzuela, Sergio “Cherokee” Pérez y Aarón  “Gansito” Padilla… no esa clase de ganso.

 La ‘Chofis’ López

Javier Eduardo López ha sido uno de los jugadores clave del ‘Rebaño’ en los últimos dos torneos, ya sea viniendo desde la banca o como titular. López es un enganche con mucha calidad y una joven promesa del futbol mexicano, pero si por algo será recordado este jugador es pos su apodo.

El mote del futbolista se debe a que la ex novia del también canterano del Guadalajara, Giovani Casillas se llama Sofía y ella es quien originalmente tenía el apodo de la Chofis. Según esto, la chica y el número 10 de Chivas comparten un gran parecido físico.

“El Científico del gol”

Para  empezar el apodos es tan largo que ni si quiera  se puede mencionar su apellido luego del mote. Carlos Darwin Quintero era uno de los mejores jugadores de la Liga MX hasta que llegó al América- cuantas veces hemos oído esa historia- el delantero es  también conocido por algunos como el  “Científico del gol”. Los motivos son obvios, Carlos Darwin es la traducción al español de Charles Darwin autor de “El Origen de las Especies” y conocido por su “Teoría de la evolución” así que alguien pensó que el mote de Quintero, era un gran apodo y se lo puso.

“Pichojitos” Pérez

Ok, antes de comenzar con este cabe aclarar que es un apodo heredado. Luis “Pichojos” Pérez (ya de por sí un gracioso apodo) fue un delantero del Guadalajara en la década de los 30 y hasta fue al primer Mundial con la Selección Mexicana. Su hijo, sin embargo no tuvo una carrera tan exitosa, nunca ha ido a un Mundial y se dice que problemas con la bebida lo alejaron de las canchas. Mario Pérez Guadarrama fue un lateral derecho del Necaxa y el América y era conocido como “Pichojitos”.

“El Kevin” Rojas

Suerte que no compartió la cancha con Bryan (Lozano) el torneo pasado.  Este jugador se la pasaba robando balones en la banda derecha…. Jaja robando.

En fin contrario a lo que muchos pensarían  al escuchar a n narrador decir “Kevin” Rojas, el jugador no tenía ese tan peculiar nombre. Óscar Rojas que actualmente juega en el Puebla, fue por muchos años el dueño de la pradera izquierda de las Águilas y hasta llegó a la Selección Nacional, pero la neta que te digan Kevin y no te llames así….

“Sa Sa Salcita” Salcido

Qué bueno, pero en serio que bueno que Carlos Salcido ha sido uno de los mejores defensores en la historia de la Selección Nacional y por tanto siempre será recordado por su extraordinaria carrera en México, Holanda e Inglaterra, porque mira que recordarlo por su apodo… neta hasta las palabras sobran para hablar de este mote, que fue la epítome de la decadencia de Enrique “El Perro” Bermúdez.

“El Hobbit” Bermúdez

Hobbit Bermúdez

Son de esos apodos que probablemente sean incorrectos. Parece lógico que con sus 1.59 metros de estatura el apodo que recibió Christian Bermúdez tenía que hacer alusión a ser chaparrito. Su época con América fue prácticamente nula, pero su apodo sí durará como uno de los peores apodos.

“Pleititos” Reyna

Cuando a alguien no le gusta su sobrenombre es porque está muy bueno. A Ángel le molestó mucho cuando Christian Martinoli se lo acomodó (el apodo) y de ahí hasta pidió que se lo quitaran. Este futbolista jugó para los dos equipos y también fue conflictivo en ambos.

“Xochimilca” González

Futbolista de la década de los sesenta con Chivas y un apodo bastante bizarro. Hay muy poca información sobre este jugador y no se sabe si nació en Xochimilco y de ahí su apodo, pero de que está feo, está feo.

“Quesos” González

Quesos Gonzalez

El sobrenombre no es tan malo, pero cuando sabes la razón ya no está tan padre. Algunos dicen que a Edgar le dicen porque su familia tiene una tienda de quesos, pero la versión más chistosa es que es por el olor de sus pies. Este jugador estuvo con América unos años a mediados de la década pasada y ahí fue cuando se hizo más famoso.

“Cabecita de Oro” Peláez

No es tanto que esté feo, sino que se presta demasiado para malas interpretaciones, sobre todo por el diminutivo de cabeza. Claro, a lo mejor es que esto nada más le da para los mal pensados, pero Ricardo Peláez en su época era bien conocido por su “cabecita”.

** Fotos: Mexsport/ Especial

Pleca Instagram Sopitas Deportes