En los dos últimos torneos, Morelia ha vendido más jugadores de los que han arribado como refuerzos. La afición michoacana aún echa de menos los goles del peruano Raúl Ruidíaz y para esta campaña el que sería el último refuerzo no llegó.

Durante el último juego de Monarcas en el torneo de liga, ante Atlas, aficionados mostraron su inconformidad con pancartas denunciado que a pesar de que Morelia y Atlas pertenecen al mismo dueño (TV Azteca) los refuerzos sólo llegaron con los rojinegros.

Mexsport

Ante esta situación, Álvaro Ávila, presidente del club, explicó que la falta de refuerzos no tiene que ver con la intervención de la televisora, pues cada equipo es autosustentable, sino con otros aspectos relacionados con la inseguridad.

“Es otro de los problemas que tenemos con la plaza. Ustedes saben de eso, los comentarios que se hacen en el extranjero, de la plaza sobre la gasolina, los bloqueos al tren, la inseguridad. Nuestros jugadores, más de la mitad han recibido extorsión, eso se sabe y nos pone más trabas que otras plazas. Es algo con lo que nos enfrentamos esta vez un poco”, explicó.

El directivo argumentó de esta manera el hecho de que se haya caído el fichaje del último refuerzo y aprovechó para detallar que desde un inicio se pactó que tanto Atlas como Morelia se manejarían de manera independiente y en ese sentido, Morelia cuenta con menos recursos financieros.

Mexsport

“Cada equipo es independiente y autosustentable, se maneja con su propio recurso y ese es el problema… estamos en desventaja en poder adquisitivo. No vendemos (jugadores) por gusto, vendemos por necesidad. Atlas se maneja en otra dimensión, tienen patrocinadores muy grandes, una afición muy grande, están en otra plaza, son cosas financieras el tema de los refuerzos”, declaró.