La lluvia de malas noticias no deja de cubrir este trepidante final de año. Ahora les toca a los amantes del deporte de las llaves y recontrallaves decirle adiós a un ídolo.

Manuel Cota Soto, más conocido como “Mocho” Cota, murió el pasado 22 de diciembre, después de sufrir una caída en su hogar, la cual le produjo una fractura en el cráneo. Aunque estuvo hospitalizado, desgraciadamente el más grande de los rudos del pancracio mexicano no libró esta última batalla y terminó por fallecer a los 62 años.

El apodo con el que muchos lo recuerdan se lo “mereció” luego de sufrir un accidente mientras trabajaba en una fábrica, allá en Sonora. Resultado del incidente, Cota Soto perdió unos dedos, de ahí, cuando aún no era manchado resaltar una característica física, le comenzaron a llamar el “Mocho”, sobrenombre con el que conquistó el Campeonato Nacional Welter, al derrotar a Talismán en la mismísima Arena México en 1982.

Junto con “La Fiera” y “Sangre Chicana”, “El Mocho” Cota formó a una de las triadas rudas más recordadas de la lucha libre mexicana: “Los Guerreros”… aunque por separado también lució, al quitarle la cabellera a leyendas como Ringo Mendoza, Kato Kung Lee, “Cachorro” Mendoza y “El Negro” Casas.

La última vez que “Mocho” Cota subió al ring, fue en 2010, en el homenaje a los “Héroes del Bicentenario”. Ayer, en la función del CMLL se rindió un pequeño, pero merecido homenaje a la leyenda de los cuadriláteros. Descanse en paz.