El zaguero mexicano Oswaldo Alanís podría estar fuera de las Chivas, toda vez que el jugador no hizo el viaje a Cancún con el resto del equipo para iniciar su pretemporada, pues está negociando con el club. El jugador había sido colocado en la lista de transferibles en el pasado Draft de la Liga MX.

El Hummels Mexicano añora sus tiempos en el Borussia Dortmund y probablemente esté buscando volver con el equipo amarillo.

El destino más probable del jugador serían los Rayados de Monterrey, equipo que aún tiene oportunidad de fichar hasta el 29 de diciembre luego de que le fuera otorgada una prórroga a ellos y al Pachuca porque aún no terminan sus actividades de 2017, gracias a que se enfrentarán este jueves 21 de diciembre en la Final de la Copa MX.

Pachuca ya descartó tener interés en el defensa, por lo que sus únicas opciones fuera de una continuidad con el Rebaño, serían Monterrey o algún club extranjero, pero se desconoce si tiene ofertas reales de alguno, por lo que probablemente continúe su carrera en la Sultana del Norte.

Alanís llegó al Guadalajara procedente de Santos después de ser Campeón en el Apertura 2015 y ya levantó un título con los rojiblancos en el Clausura 2017. Las Chivas registraron las bajas de Carlos Fierro y el Gallo Vázquez en este régimen de transferencias, así como las contrataciones de Ronaldo Cisneros, Gael Sandoval, Toño Rodríguez y lograron renovar el préstamo de Rodolfo Cota.

Hay rumores sobre un posible boicot al jugador, gracias al famoso Pacto de Caballeros, con el que la directiva del Rebaño estaría tratando de que el jugador renueve o se vaya vendido, pues su contrato terminaría en el verano y el jugador por reglamento de la FIFA será libre de negociar con quien quiera sin que le toque nada al Guadalajara.

Por esto, el equipo habría amenazado silenciosamente al zaguero con borrarlo del primer equipo, pues está entrenando con el de Segunda División y si esto sigue, pondría en riesgo sus posibilidades de ser convocado a Selección Mexicana para el Mundial de Rusia 2018. El conflicto parece ser que las Chivas quieren hacerle una renovación sin aumento de suelto y por un breve período de tiempo, pero el jugador busca un contrato más largo o de plano cambiar de aires.

Está por verse si la famosa AMFpro (Asociación Mexicana de Futbolistas) hace algo por protegerlo, puesto que se supone que justamente fue creada para este tipo de situaciones en las que los jugadores quedan indefensos ante la voluntad de sus patrones y las represalias que estos puedan tener en su contra. A ver si su presidente, Carlos Salcido, se pronuncia al respecto.