Los Warriors echaron de menos a Klay Thompson y a Kevin Durant y los Toronto Raptors aprovecharon estas dolencias para apuntarse el tercer juego de la serie de la final de la NBA, en la cual tomaron ventaja 2-1 al imponerse cómodamente 123-109 en el primer juego que se disputa en Golden State.

Kawhi Leonard fue el guía de los Raptors con 30 puntos, siete rebotes y seis asistencias, con las que apagó el ímpetu de Steph Curry, quien se apuntó 47 puntos, sin embargo fueron insuficientes. Sólo nueve jugadores habían hecho más de 45 puntos en un juego de final, entre ellos Michael Jordan, LeBron James y Rick Barry, por mencionar sólo algunos.

Finalmente los Warriors no contaron con Klay Thompson. A pesar de que “Splash” entrenó el martes, decidieron no arriesgarlo y tenerlo en condiciones para el cuarto y quinto juego. Tampoco jugó Kevin Durant, quien de plano fue descartado desde el martes, pero también podría reaparecer en el juego del próximo viernes.

De esta manera Curry cargó con todo el peso de los Warriors, sin embargo Steph mostró que requiere de sus escuderos para llevar a buen puerto a Golden State, que fue superado por diferencia de ocho puntos en los dos primeros cuartos 60-52.

Al regreso a la duela, los Raptors no dieron espacio a una remontada como la del domingo, en el segundo juego, cuando se quedaron sin respuesta tras 18 puntos consecutivos de los Warriors y llegaron a tener una ventaja de hasta 16 puntos sobre los de casa.

 

El último periodo fue un simple trámite para los de Toronto, que buscarán dar la sorpresa de nueva cuenta el viernes para llevar la serie de regreso a Toronto y finiquitarla allá, en cambio un triunfo de los Warriors alargaría automáticamente la serie a seis juegos.

http://instagram.com/sopitasdeportes