La UEFA dio a conocer a los tres nominados para ser el Jugador del Año: Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Virgil Van Dijk.

Messi y Cristiano ya son habituales en esta terna, aunque hay que resaltar que el argentino vuelve a estar entre los tres finalistas después de un año de ausencia, pues la temporada anterior los otros dos nominados fueron Mohamed Salah y Luka Modric, quien se quedó con el premio.

Cristiano Ronaldo por su parte ha estado entre los tres finalistas las nueve ocasiones en las que la UEFA ha entregado el reconocimiento al Jugador del Año, recordando que se entrega desde 2011.

La tarea no es fácil para Virgil van Dijk. El defensa holandés ya fue reconocido como el mejor jugador de la Premier League el año anterior y ahora va por un premio histórico, pues no sólo nunca lo ha ganado un futbolista holandés, sino que tampoco lo ha hecho un representante del futbol inglés.

Van Dijk compite con Messi y Cristiano por ser el Jugador del Año de la UEFA

Foto: Getty Images

Para nadie es un secreto que la temporada de Van Dijk fue monstruosa y la coronó con el título de la Champions League, por eso es el candidato ideal para ser nombrado el Jugador del Año de la UEFA. Si lo consigue, sería el primer defensa en hacerlo. Recientemente también ganó la Supercopa de Europa frente al Chelsea.

Los nominados al Jugador del Año de la UEFA:

Liverpool se quedó en la segunda posición de la Premier League la temporada anterior, no ganó ninguna de las dos Copas de Inglaterra pero se llevó la Champions League ante el Tottenham. Van Dijk jugó 50 partidos en total, anotando seis goles y dando cuatro asistencias.

Para Cristiano Ronaldo fue su primer año en la Juventus, pero no fue como lo esperaba, ya que sólo pudo ganar el título de la Serie A. Aún así pudo anotar 28 goles y dar 10 asistencias en los 43 partidos que disputó. Eso sí, coronó su año futbolístico con el título de la UEFA Nations League.

Van Dijk compite con Messi y Cristiano por ser el Jugador del Año de la UEFA

Foto: Getty Images

Lionel Messi tampoco tuvo el mejor de los años, pues cuando parecía que el Barcelona iba imparable hacia un nuevo triplete, fueron eliminados en semifinales de la Champions League y el Valencia les ganó la final de la Copa del Rey. Con Argentina disputó la Copa América y se quedó con el tercer lugar, aunque fue expulsado en ese encuentro.