La tercera ronda de la FA Cup está por concluir y de momento hemos visto un gran duelo entre el Liverpool y Everton, mismo que terminó con victoria para Klopp y compañía, por lo que el Everton de Ancelotti estaría teniendo su primer fracaso de la campaña pese a que todos daban este resultado como algo predecible.

Ese duelo comenzó muy movido por parte de ambos equipos, con una estrategia clara y con el mismo objetivo: anotar primero, ya que en duelos tan cerrados como este un gol podría definir el encuentro así que Liverpool y Everton se fueron con todo a atacar aunque sin dejar de lado la defensa.

Primer fracaso: El Everton de Ancelotti fue eliminado de la FA Cup por el Liverpool

Getty Images

Hay que decirlo. Everton se tomó mucho más ‘en serio’ este duelo y es que salió con un buen número de titulares al campo: Calvert-Lewin, Richarlison, Digne, Jordan Pickford, entre otros, mientras que el Liverpool salió con un gran número de suplentes incluyendo el debut de Minamino. Sadio Mané fue el único del tridente de Klopp en la banca.

El japonés Takumi Minamino sin duda fue de lo mejor del Liverpool en la primera mitad (junto a Origi), pues se le notó encarador, veloz, con habilidad individual y buscando marcar su primer gol. Se desempeñó como falso ‘9’ y dejó buenas impresiones. Al medio tiempo seguiríamos 0-0.

Primer fracaso: El Everton de Ancelotti fue eliminado de la FA Cup por el Liverpool

Getty Images

La segunda parte no fue tan distinta a la primera. Ambos equipos retenían el balón, buscaban tocar hasta llegar al área rival, evitaban apresurarse en la salida para no cometer errores y pese a los cambios de Klopp y Ancelotti, el gol seguiría sin llegar.

Fue hasta el minuto 71′ donde se abriría el marcador. Hubo un buen pase por la banda izquierda al centro el cual recibió Curtis Jones, este hizo un movimiento, le pegó a portería y marcando un golazo, puso el 1-0 para el Liverpool que sería definitivo.

Everton buscó de forma desesperada el gol ya que con tan poco tiempo, era matar o morir. Las bandas fueron su eje central para el ataque, la defensa los supo contener y se terminaría todo. El Liverpool de Klopp avanzaría a la siguiente ronda de la FA Cup.