Invasión y protestas contra la violencia en Chile obligaron a cancelar un partido

La situación política y social que se vive en Chile cada vez es más grave y como ha venido siendo desde hace algunos meses, todos los ‘terrenos’ se ven afectados. Esta vez el futbol fue el escenario para manifestarse y protestar contra la violencia y es que una invasión con lonas y carteles, obligó a parar un partido… situación que se salió de control y terminó en confrontación con los policías.

De acuerdo a algunos videos que se han propagado por redes sociales, todo ocurrió en el enfrentamiento entre el Coquimbo Unido y el Audax Italiano, donde todo se desarrollaba con normalidad en la cancha pero de antemano ya se sabía que había tensión en las gradas.

Cuando el reloj marcó el minuto 17’ del enfrentamiento fue que todo se desató y es que fanáticos de Coquimbo Unido (según reportes) invadieron la cancha; llevaban algunas capuchas, mantas y todos pedían lo mismo, que la situación en Chile se tranquilizara.

Con la consigna “calles con sangre, canchas sin futbol”, fue que decenas de personas entraron a manifestarse al terreno de juego. Los jugadores y personal de los equipos, se replegaron a los lados con el fin de no ser agredidos pero la barra brava se desató y comenzó la locura. El partido fue detenido y cancelado.

Miembros de esta manifestación comenzaron a agredir a los policías, mismos que trataron detenerlos pero les ganaron en número, por lo que todo quedó en un intento a medias. Los manifestantes no se conformaron con esto sino que fueron a las cámaras del VAR y las destruyeron, dejando un mensaje un tanto contradictorio.

Personajes de la Federación Chilena de Futbol son conscientes de que este sólo fue un primer aviso y es que hay amenazas de frenar toda la liga si las condiciones no mejoran en Chile; ya ocurrió algo así el año pasado.

Pese a esto y el peligro latente en todos los inmuebles de Chile, las autoridades dijeron que no se frenarían las acciones y este fin de semana seguirán los partidos programados tal y como se tenía previsto. Recién se juega la jornada 2, hay miedo en algunos futbolistas y se espera que por el bien de todos, este tipo de manifestaciones termine.