Roseanne Barr es el ejemplo perfecto de cómo de estar en la gloria y la cima del éxito, se puede pasar, con tan sólo un tuit, al rechazo público y el desempleo. Tal cual. La comediante publicó a través de su cuenta oficial de Twitter, un comentario sumamente racista en contra de Valerie Jarrett, quien fue asistente de Obama durante sus periodos presidenciales.

Barr escribió que Jarrett era producto de la mezcla entre la organización integrista Hermanos Musulmanes y El planeta de los simios. Jarrett es una mujer afroamericana que nació en Irán pero cuyos padres son estadounidenses. Inmediatamente, algunas celebridades, productores y personas de la industria del entretenimiento, comenzaron a rechazar el comentario e, incluso, a negarse a trabajar de nueva cuenta con la comediante.

Wanda Sykes, quien fue productora de la primera temporada que trajo de regreso la comedia Roseanne, dijo que no trabajaría en la próxima temporada. Sara Gilbert, quien forma parte del elenco de la serie, también rechazó los comentarios de Barr y dijo que de ninguna manera representan las creencias del equipo: “Estoy muy decepcionada por sus acciones. Esto es sumamente triste y difícil para todos nosotros, pues hemos creado un programa en el que creemos, por el que estamos orgullosos y que el público ama…”.

A pesar de que Barr lo borró y se disculpó con el mensaje: “Me disculpo con Valerie Jarrett y todos los americanos. En verdad lamento haber hecho una broma de mal gusto sobre su política y su físico. Debí pensarlo mejor. Disculpen mi chiste y a mí. Cerraré Twitter”, el impacto llegó hasta ABC Entertainment. A través de Channing Dungey, presidente de la cadena de televisión, se anunció que el programa Roseanne estaba cancelado. “El comentario de Twitter de Roseanne es detestable, repugnante y no va de acuerdo con nuestros valores, así que hemos tomado la decisión de cancelar el programa”.

Roseanne fue una de las comedias más vistas desde 1988, año en que se estrenó su primera temporada. Durante 10 años, la serie expuso la vida cotidiana de la clase trabajadora del Estados Unidos de la época. Después de casi 20 años de que se había terminado, ABC decidió darle un nuevo respiro en 2017 y dar luz verde a una temporada número 10. La ABC anunció que Roseanne fue su serie número uno en 24 años. Obviamente, la cadena renovó para una onceava temporada de 13 episodios que, al final, no va a suceder.