¡NOOOOOO! ¡Llévame a mí! Primero el ‘Teresa‘, luego el ‘Savoy‘, en la CDMX, y ahora ‘Le Beverley’ en París, ¿qué sigue? ¿Nos van a cobrar por ver porno? Oh wait… Pues les tenemos una noticia que nos parte el corazón, y es que el cine pornográfico ‘Le Beverley’, situado en la discreta calle Ville-Neuve, dejará a París sin su última sala pornográfica… ¡¿Por qué a nosotros?!

Ya no habrá más lugares pequeños y escondidos como este, donde las personas podían disfrutar, algunas de ellas con alguna minusvalía o sin posibilidades de ver pornografía en sus domicilios. La necesidad de sexo es muy humana“, lamentó su gerente, Maurice Larouche, que ha pasado 34 de sus 74 años al frente de esta sala.

Los impuestos aumentan, los ingresos bajan y yo me jubilo. Ya he vendido el local y se convertirá en febrero en un teatro”, dijo ya a punto de soltarse a llorar a moco tendido y es que sí…

Cabe mencionar que que este cine ha recibido muchas propuestas “bienintencionadas” para mantener a flote el lugar, sin embargo las ha rechazado porque venían de gente que no conoce a fondo el negocio, ni en la parte técnica, ni en la humana. “Hay que saber tener un contacto medido con la clientela, ni mucho, ni poco. Hay que llevarse bien con ellos, pero sin ser demasiado amigo“, explicó.

¿Ya ves, internet? ¡Todo es tu culpa! Los ingresos de taquilla han menguado en un 50% en la última década, obviamente, gracias a internet, que brinda a sus usuarios acceso ilimitado y gratuito de pornografía, aunque Larouche afirma que no ha sido el factor más importante ni el único.

Los fondos de “Le Beverley” están compuestos por unas 200 producciones, todas francesas, porque las cintas importadas son hasta un 30% más caras. París llegó a contar con unas 40 salas pornográficas, hoy le decimos adiós a la última. Adiós, vaquero…

Además de morirnos de aburrimiento, supondrá una degradación social para París. La ciudad se convierte en una ciudad museo y se abren las puertas a locales mal frecuentados, de prostitución y de droga“, dijo Larouche.