Desde el año 2008 la Unesco elabora una lista de tradiciones procedentes de diferentes partes del mundo que conforman el patrimonio intangible de la humanidad. Entre estas selecciones se encuentran obviamente diferentes comidas, y es que a quien no le gusta un buen platillo.

Curiosamente no es el sabor lo que se toma en cuenta, sino más bien

la preparación del mismo, “la práctica y el arte” es lo que el órgano cultural de las Naciones Unidas considera que se debe preservar para la posteridad.

En estos seis años, solo se han incluido nueve tradiciones culinarias.

Este año se anticipa el debut de 3 nuevas elecciones, entre las cuales se encuentran: el kimchi de Corea del Norte, el café árabe y la salchicha de cerdo Kranjska klobasa que Eslovenia registró como “denominación de origen” pese a los reclamos de Austria, Croacia y Alemania.

Estos no son los únicos platillos que se registraron este año, entre los otros registros que se han hecho se encuentran:

Comida mexicana la estilo de Michoacán

Durante años nosotros los mexicanos nos hemos preguntado el porque, los diversos platillos que conforman nuestra tradición culinaria, no se han convertido en patrimonio de la humanidad. Pues esto podría cambiar este año ya que la rica comida michoacana se encuentre entre los contendientes de este año.
El maíz, los frijoles y el chile están en el corazón de la comida mexicana, pero también lo están algunos métodos únicos de cultivo como las milpas, un agrosistema mesoamericano, y las chinampas o islotes de cultivo artificiales sobre lagos.

comida michoacana

Pan de jengibre

Esta tradición croata se remonta a la Edad Media, cuando las galletas eran horneadas en monasterios y, más tarde, en las casas de los artesanos, principalmente en la región norte de la nación europea. La receta básica de harina, bicarbonato de sodio, azúcar y especies es conocida por todos, pero son las intrincadas decoraciones que a veces contienen motivos religiosos lo que marca la diferencia.

pan de jengibre

Washoku japonés

La washoku, cuya traducción literaria es Cocina japonesa, fue incluida en la lista de 2014, gracias al espíritu esencial de respeto hacia la naturaleza que esta muy relacionado con el uso sostenible de los recuerdo naturales.
Cada año nuevo se convierte en una fiesta culinaria, cuando se agregan en las preparaciones otros alimentos frescos, destinados a darle la bienvenida a las deidades el nuevo año, un ingrediente por cada dios.

A selection of Japanese dishes

Café turco

Consiste en la combinación de técnicas de macerado y reposos junto com la cultura comunitaria en torna a la taza lo que ayudó a posicionarla en la lista de este año.
Se elabora lentamente en jarras de cobre sobre una hornilla, es densa espumosa y dulce y se sirve en pequeñas tazas. Símbolo de hospitalidad, amistad, refinamiento y entretenimiento.

cafe turco

Lavash de Armenia

El Lavash es un pan integral delgado y ovalado típico de la cocina armenia, que es preparado por grupos de mujeres: las más jóvenes de las familias ayudan en su elaboración y asumen la responsabilidad conforme avanzan las generaciones.
Durante las bodas, se colocan rebanadas de lavash sobre los hombros de los novios como signo de fertilidad y prosperidad.

lavash

Dieta mediterranea

Se trata de un patrimonio que se extiende por varias culturas y países y cuya inclusión en la lista de la Unesco contó con el apoyo de Gracia, Chipre, Croacia, España, Italia, Portugal y Marruecos.

Primary Prevention of Cardiovascular Disease with a Mediterranean Diet with Walnuts.  (PRNewsFoto/California Walnut Commission)

Y pues como podrán notar, cada uno de estos platillos no esta desprovisto de mérito, es un lástima que no todos puedan pertenecer a la selección de la Unesco, pero al final del día las tradiciones deben de ser resguardadas por nosotros, y el que se encuentren en esta lista no significa que sean los mejores. Que todos tengan buen provecho.

Via: BBC