Científicos de Melbourne, Australia, han hecho realidad el sueño de cualquier estudiante, innovar la técnica perfecta para memorizar y ayudar a comprender grandes textos por primera vez, a través de una fuente tipográfica que  ayuda a recordar lo que lees. A partir de ahora, los exámenes de historia, geografía o etimología, serán pan comido

. Pero tampoco se trata de magia, cuando un grupo de investigadores de distintas disciplinas del Instituto Real de Tecnología de Melbourne crearon la fuente tipográfica que ayuda a recordar lo que lees, estaban conscientes de que se requería un esfuerzo intelectual, para que el cerebro memorice de forma efectiva lo que se está leyendo.

Se trata de la fuente tipográfica “Sans Forgetica”, amigable a primer vista, pero lo suficientemente compleja para que el cerebro complete de forma automática, los espacios en blanco que se encuentran en el cuerpo de la fuente.La fuente usa principios de psicología cognitiva para crear un efecto que se conoce como dificultad deseable”, explican en el sitio web de la universidad, en donde puede descargarse la fuente y usarse de forma gratuita. Además, los creadores de Sans Forgetica, les aseguraron de su eficiencia, antes de ponerla a disposición del mundo. En un estudio previo, donde participaron alrededor de 400 estudiantes universitarios, la mayoría recordó el 57% del texto escrito en la a fuente tipográfica que  ayuda a recordar lo que lees, en comparación con un 50% de un texto escrito en Arial.

Universidad de Melbourne

Tal vez dirán que un 7% no hace la diferencia, sin embargo, un ligero índice mayor de aprendizaje significativo, puede salvarte a la hora de un examen o presentación de trabajo. Aunque lo recomendable, es utilizar la fuente tipográfica que ayuda a recordar lo que lees, en textos pequeños, de una a dos cuartillas, de lo contrario podría volverse un verdadero dolor de cabeza.  Si estás interesado, puedes hacer tus propias pruebas, descargando la fuente Sans Forgetica, descargándola aquí.