¿Qué tan mala debe ser una película para que Netflix no la quiera en su catálogo? Esa es una pregunta difícil de responder, sobre todo si tomamos en cuenta que la plataforma tiene casi de todo. Sin embargo, nos dimos una idea de cuáles eran sus límites después de que rechazó Holmes & Watson, la última cinta protagonizada por Will Ferrell.

Al parecer, la comedia basada en las aventuras del icónico detective fue tan, pero tan mal recibida por la crítica -con un 4% en Rotten Tomatoes y una D+ en CinemaScore-, que incluso se reportó que gente hubo saliendo de las funciones de prueba. Incluso medios como Deadline dijeron que, con mucho esfuerzo, el filme reunió seis millones de dólares en taquilla en su primer día.

Sigue siendo más que las últimas películas protagonizadas por Kevin Spacey, pero igual da algo de pena…

Los reportes también indicaron que, después de ver tan tremendo fracaso, Sony intentó echar su vergüenza producción a cualquier sitio con suficiente “variedad” como para aceptarla. Ahí es donde entró Netflix, que, para no verse mala onda, decidió echarle un vistazo. Lamentablemente, la película no pasó la prueba de calidad.

Muchas personas lamentaron que la reunión entre Ferrell y John C. Reilly en la gran pantalla (cosa que no sucedía desde hace 10 años) no fuera lo que se esperaba, pero a veces estas cosas suceden. Un día nos doblamos de la risa con cintas como Step Brothers o Talladega Nights, y luego aparece Holmes & Watson, que no es capaz de arrancarnos una carcajada en 89 minutos de proyección.

En fin, ojalá que la próxima película que incluya a estos dos actores no resulte tan mala. Por otro lado, ahora nos preguntamos si valdría la pena verla. Ya saben, por pura curiosidad.