No es ningún secreto que en pleno 2016 uno de los principales problemas en el mundo sea la desigualdad de género y la creciente violencia hacia la mujer. Por eso cada vez hay más campañas y voces que se levantan para hacer contrapeso a esta situación.

La industria del cine es una de las más empañadas por el sexismo que varias actrices como Salma Hayek, Brie Larson y Jennifer Lawrence

han denunciado, la última en sumarse a esta lista es Mila Kunis, quien a través de una carta abierta compartió las experiencias machistas que ha tenido que soportar a lo largo de su carrera.

La actriz publicó su carta en A Plus , bajo el título  Nunca volverás a trabajar en esta ciudad’,  así Kunis abrió paso a una anécdota que tuvo con un “prestigioso” director de cine, quien la amenazó con esfumar su carrera de Hollywood si no posaba semidesnuda en la portada de una revista para hombres como parte de la promoción de una película.

Mila Kunis gif

Mila Kunis continúa con el relato contando que esa fue la primera vez que dijo “no” en su carrera, pues la amenaza del productor la hizo sentir sentir como un objeto. Sin embargo, la lección más importante de esta anécdota es que la frase el director no se volvió realidad, a pesar de negarse a posar semidesnuda, su carrera no se disolvió, y continuó triunfando en Hollywood.

Además de esta mala experiencia, Kunis cuenta que a lo largo de su carrera ha sido “insultada, marginada, ignorada, subestimada y le han pagado menos” por el simple hecho de ser mujer. Para ejemplificar este hecho, también denunció otra agresión por parte de un productor que la menospreció.

Mila Kunis denunció sexismo a través de una carta

El sujeto, del que no reveló nombre, describió Mila en una cadena de mails como “una de las grandes actrices de Hollywood y próximamente la mujer de Ashton Kutcher y madre de un bebé”, esto hizo enojar a Kunis porque sintió su valor reducido a su relación amorosa y a su capacidad para tener hijos, ignorando las propuestas creativas que había hecho.

Kunis cerró su carta advirtiendo que a partir de ahora, no aceptará, ni dejará pasar actitudes o comentarios machistas, así sean sutiles o abiertos. Hizo un llamado a todas las mujeres a encarar estas situaciones para crear un ambiente donde haya oportunidades de crecimiento.

“Volveré a trabajar en esta ciudad, pero no trabajaré contigo” de esta forma terminó la carta, dándole un buen trancazo a quien se atrevió a amenazarla.

¡Girl Power!