Murió el escritor Eusebio Ruvalcaba, autor de “Un Hilito de Sangre”

Escritor al que muchos recordarán por sus colaboraciones para la revista de música La Mosca. Eusebio Ruvalcaba murió la noche de ayer, confirmó la Coordinación Nacional de Literatura del INBA.

Narrador, poeta,  ensayista y periodista, Ruvalcaba se destacó de entre todos sus contemporáneos por la cercanía que tuvo con la juventud. Esto a través de la publicación de textos en la mencionada revista, así como por su denotada pasión por la música, la cual hizo latente en muchas de sus obras: John Lennon tuvo la culpa, Al servicio de la música, La historia de los Beatles, Elogio del demonio, algunos de ellos.

Hijo del violinista Higinio Ruvalcaba y de la pianista Carmen Castillo, Eusebio nació en Guadalajara en 1951. De la profesión de sus padres, el escritor explicaba su marcada vena musical. “Hay que escuchar música a raudales. Todo el tiempo. Todos los días. Hasta que encontremos aquella cuya forma sea la de nuestro corazón”, es uno de los aforismos que compartió a través de su blog eusebioruvalcaba.wordpress.com, en el cual publicó por última vez en diciembre pasado.

“Pese a que ha publicado ciertos títulos (Un hilito de sangre, Pocos son los elegidos perros del mal, Una cerveza de nombre derrota, El frágil latido del corazón de un hombre…), pese a que se gana la vida coordinando talleres de creación literaria y escribiendo en diarios y revistas, él dice que vino al mundo a escuchar música. Y a hablar sobre música. Y a escribir sobre música”.

Hilito de Sangre fue su primera novela… y llegando y llamando las miradas del público ávido de propuestas tan vitales como la suya: con ella ganó el Concurso Literario Agustín Yáñez y de ella se realizó la adaptación cinematográfica, con un puberto Diego Luna que personifica a un personaje en pleno rito de paso.

Sexoso, divertido, cotorrón y bien musical. Así es como muchos recordaremos al buen Eusebio. “Chavos: fajen, no estudien. Porque si no lo hacen ahora, el día de mañana ni tiempo van a tener. Ni ganas”.

Descanse en paz.